31 de diciembre de 2016 15:00

Más de un millón de personas despidieron 2016 en el Harbour Bridge

Los fuegos artificiales de media noche del 31 de diciembre iluminaron el cielo sobre el puerto de Sídney y la Casa de la Ópera en Australia. Foto: EFE

Los fuegos artificiales de media noche del 31 de diciembre iluminaron el cielo sobre el puerto de Sídney y la Casa de la Ópera en Australia. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Más de un millón de personas despidió el 2016 en Harbour Bridge de Sídney con un espectáculo pirotécnico y música que iluminó la noche y el agua del puerto de blancos, azules, rojos y amarillos.

Las doce campanadas en Sídney sonaron a las 13:00 GMT del día 31 de diciembre en la parte occidental del mundo, según la emisora pública ABC.

Unas horas antes, a las 10:00 GMT, los australianos y turistas tuvieron un anticipo de fuegos artificiales que rindió homenaje a los músicos Prince y David Bowie, que murieron el año que se marcha.

Siete toneladas de fuegos artificiales y un equipo de 50 personas trabajaron para crear una exhibición pirotécnica que competirá en esplendor y creatividad con otras que se ofrecerán en las próximas horas grandes metrópolis internacionales como Londres o Nueva York.

La Casa de la ópera, próxima a Harbour Bridge, organizó un concierto de música clásica con arias de Verdi, Puccini y Rossini, entre otros, y ofreció un pasaje principal para presenciar los fuegos artificiales y cenar.

Unos 2 000 agentes de policía vestidos de paisano y de uniforme se encargaron de vigilar por la seguridad de los asistentes.

A la misma hora que en Sidney, Melbourne vivió otra espectacular Nochevieja con el empleo de 13,5 toneladas de fuegos artificiales y la actuación de músicos como Kings Domain, Docklands, Treasury Gardens y Flagstaff Gardens.

La capital de Australia, Canberra, Adelaide, Brisbane y otras poblaciones grandes y pequeñas del país también tuvieron o tendrán su particular recibimiento del Año Nuevo, porque la nación emplea tres husos horarios y hay tres horas de diferencia entre Sídney y Perth.

Kiribati, Samoa y Tonga, unos pequeños Estados insulares situados en el Pacífico sur, han sido los primeros países en recibir al 2017, a las 10:00 GMT del 31 de diciembre en el resto del mundo.

Las celebraciones siguieron después en Fiyi y Nueva Zelanda, para continuar en Australia y Asia Oriental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)