18 de noviembre de 2014 20:56

Un militar ecuatoriano fallece tras caer de una tarabita en Carchi

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 11
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Ricardo Cabezas

En la comunidad de Chilma Bajo, a 64 kilómetros de Tulcán, en el norte del Ecuador, un militar del Grupo Motorizado 39 Mayor Galo Molina (Tulcán), el martes 17 de noviembre murió tras caer de una tarabita artesanal y chocar contra uno de los cimientos de esa estructura.

Según una fuente militar que pidió reserva, el Cabo Primero Manuel Alcides Caiza Yupanqui, oriundo de Latacunga pereció cuando intentaba acortar un camino agreste entre las poblaciones de Chilma Bajo y Santa María, durante un patrullaje de protección de fronteras.

En el cuartel militar dijeron que Caiza habría acogido una recomendación de un morador de la zona que le sugirió hacer uso de una tarabita artesanal para movilizarse entre las dos comunidades, efectuando un ascenso utilizando uno de los cables.

Según la Policía Judicial del Carchi la cuerda de la polea de la tarabita se rompió cuando el uniformado estaba en la mitad del trayecto, cayendo y chocando contra la base de cemento. En el Batallón Galo Molina se aclaró que se trató de una decisión personal del militar, puesto que el desplazamiento que intentó realizar no estaba previsto dentro de las acciones de reconocimiento ofensivo.

Se estima que cayó desde unos 120 metros. Al momento del accidente explicaron que no había militares, únicamente un campesino que reportó el hecho. Mario Villarreal fiscal del Carchi señala en el informe que el fallecido vestía un camuflaje militar, portaba un chaleco antibalas y dos alimentadoras con 59 cartuchos.

Vladimir Báez, jefe de la PJ del Carchi, informó que el cuerpo fue trasladado hasta la morgue de Tulcán, donde se realizó la necropsia. Silvia Punguil, esposa del militar fallecido, en compañía de 21 familiares, llegaron desde de Cotopaxi hasta Tulcán para trasladar el féretro a esa provincia.

Mientras que en la tarde de hoy, 18 de noviembre, se levantó una capilla ardiente en el Batallón Mayor Galo Molina, dónde se rindió además honores al suboficial malogrado. En el fuerte militar hay consternación, más aún cuando deja en la orfandad a dos menores de edad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)