6 de junio de 2015 11:32

Michelle Bachelet y Lula da Silva seducen FAO con sus logros contra hambre y desigualdad

Los dos líderes sudamericanos ilustraron principios y medidas, pero también desafíos y dificultades en torno al hambre en el mundo. Foto: Giorgio Onorati/ EFE

Los dos líderes sudamericanos ilustraron principios y medidas, pero también desafíos y dificultades en torno al hambre en el mundo. Foto: Giorgio Onorati/ EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva, sedujeron este sábado 6 de junio en la conferencia de la FAO en Roma con sus logros en la lucha contra el hambre, la pobreza y las desigualdades en sus países.

Los dos líderes sudamericanos, que la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) considera ejemplares, junto con la argentina Cristina Kirchner, por los resultados alcanzados para erradicar el hambre durante su gestión, ilustraron principios y medidas, pero también desafíos y dificultades.

"Para nosotros es claro que el hambre se puede erradicar solo atacando las desigualdades y la pobreza, sobre todo aquella que se manifiesta tan nítidamente en el mundo rural", afirmó la Mandataria chilena al inaugurar la 39ª conferencia, que se clausurará el 13 de junio.

Ante los representantes de 197 países, entre ellos el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, varios jefes de Estado y de Gobierno y unos 130 ministros, la presidenta chilena reconoció que se sentía "orgullosa" de que su país figure en la lista de países que respetaron las metas fijadas en la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 y en la Cumbre del Milenio de 2000, cuando los gobiernos se propusieron reducir a la mitad el número y el porcentaje de personas que sufren hambre.

"La clave es dar más oportunidades a los pequeños productores respecto de aquellos que están más capitalizados, con mayor vinculación a los mercados internacionales, con tierra y agua en abundancia. Así reducimos la brecha y aumentamos las opciones productivas, junto con estimular la equidad", explicó Bachelet.

La Presidenta, que antes de asumir su segundo mandato trabajó con Naciones Unidas por la igualdad de la mujer, defendió de nuevo el papel de la mujer para lograr la seguridad alimentaria y nutricional. "Cerca de 58 millones de mujeres viven en áreas rurales de América Latina y el Caribe. Y ellas son claves en la lucha contra el hambre", dijo.

"Tienen la llave que abre las puertas a un mundo libre de hambre y de pobreza", reiteró sin dejar de nombrar uno de los nuevos grandes males del planeta y de Chile: la obesidad.

Mientras 795 millones de personas sufren hambre en el mundo, 500 millones de adultos, tanto del mundo desarrollado como en vías de desarrollo son obesos, según datos de la FAO.

Bachelet denunció también el "proteccionismo imperante en los mercados agrícolas", caballo de batalla de numerosos países latinoamericanos y pidió retomar las negociaciones de la Ronda de Doha para el Desarrollo para la liberalización del del comercio agrícola.

Lula: "Repartir pan es el primer paso para construir la paz"


El expresidente Lula (2003-2010), un sindicalista que vivió en la miseria toda su niñez, conocido por haber impulsado durante sus dos mandatos el programa Hambre Cero que permitió sacar de la pobreza a millones de brasileños, habló con entusiasmo de los resultados alcanzados por su país.

"El año pasado (2014) Brasil dejó de hacer parte del mapa de los países con hambre", dijo Lula, quien hizo una larga disertación de casi una hora, con su estilo informal, dirigiéndose a la Asamblea con la palabra "compañeros".

"En Brasil con el 0,5% de presupuesto hemos logrado ayudar a 54 millones de pobres. Ese milagro lo logramos porque empezamos a tratarlos como seres humanos y no como estadísticas", dijo.

"La experiencia brasileña enseña que es posible erradicar el hambre si la lucha contra la pobreza se eleva a política de Estado, con recursos garantizados", aseguró.

Lula ilustró con anécdotas y recuerdos personales las conquistas alcanzadas en los últimos 12 años por Brasil, mencionó el programa 'Bolsa Familia' que adjudica dinero a través de una tarjeta, elogió la idea de haber creado un catastro para ubicar a los pobres sin necesidad de intermediarios y cómo el programa 'Luz para todos' sorprendió a los más olvidados al garantizar energía eléctrica para el 97% de los brasileños.

"Está creciendo la primera generación de brasileños que no ha conocido el drama del hambre", dijo. "Somos un ejemplo concreto de que se puede erradicar el hambre. Mi mensaje es uno: repartir pan es el primer paso para construir la paz", concluyó.

La conferencia recibirá el lunes 8 de junio a la presidenta argentina Cristina Kirchner y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y será concluida el sábado 13 de junio por el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto.

Según las estadísticas de la FAO por primera vez el número de personas que padecen hambre es menor de 800 millones, se redujo a 795 millones, 167 millones menos que hace 10 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)