11 de March de 2015 15:20

Bachelet, un año en el poder herida por ecos del escándalo de su hijo

La mandataria Michelle Bachelet realizó un positivo balance del primer año de su segundo mandato, pese a la crisis desatada por acusaciones de tráfico de influencias en contra de su hijo, Sebastián Dávalos. Foto: EFE

La Fiscalía chilena allanó en marzo del presente año la casa de Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta chilena Michelle Bachelet. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP
Por Paulina Abramovich

La socialista Michelle Bachelet cumple este miércoles 11 de marzo de 2015 un año al frente del gobierno, herida por los ecos de un escándalo que involucra a su hijo y que dañó profundamente su imagen pública, obligándola a mermar el paso de sus reformas.

Si hace un año Bachelet llegaba al gobierno con una popularidad que parecía imbatible hoy ella enfrenta la cara opuesta.

Las acusaciones por “uso de información privilegiada” y “tráfico de influencia” que pesan sobre su primogénito, Sebastián Dávalos, dañaron profundamente su imagen pública e hicieron caer su respaldo al nivel más bajo de su segundo mandato (39%) .
Bachelet ya no sonríe fácilmente como antes. La sintonía que mantenía con la población tampoco es la misma.

El escándalo “ tiene un profundo impacto sobre la credibilidad de la presidenta de la República, porque atenta contra el ADN o lo esencial de su ethos: que es el combate a la codicia, al lucro desenfrenado, al uso de privilegios por beneficios personales”, dice a la AFP el sociólogo Eugenio Tironi.

El “nueragate”, un escándalo impensado

Después de cerrar un año complejo por la difícil tramitación de la primera parte de sus reformas, Bachelet se preparaba para afrontar el segundo año acelerando el tranco de sus proyectos.
Pero en medio de sus vacaciones se hizo público el millonario negocio de especulación inmobiliario concretado por la esposa del primogénito de la mandataria, Natalia Compagnon.

El hijo de Bachelet gestionó en persona un crédito por 10 millones de dólares que le permitió a la nuera de la mandataria comprar terrenos en el sur de Chile que luego vendió a un mayor valor, por un proyectado cambio en el uso de suelos.

El negocio significó una ganancia de unos cuatro millones de dólares y motivó la renuncia del cargo no remunerado que ejercía Sebastián Dávalos en el gobierno de su madre, una vez se hizo pública la transacción.

El caso estalló en medio de otro mediático juicio por delitos tributarios y soborno que enfrenta uno de los conglomerados económicos más importantes e influyentes del país, el grupo Penta, que por años financió de manera ilegal a políticos de la derecha opositora.

Aunque el caso que involucra al hijo de Bachelet aún está bajo investigación judicial, a ojos de la sociedad chilena fue la confirmación de que la corrupción se extiende en uno de los países más transparentes de la región.

Madre y presidenta

Bachelet no interrumpió sus vacaciones para hacer frente al escándalo. Recién una vez que concluyó su período de descanso y visiblemente incómoda enfrentó a los medios, evitando una condena explícita a la actuación de Dávalos y afirmando que sólo se enteró por la prensa de las gestiones de su hijo.

Bachelet "lo ha hecho muy mal. Ha actuado más como madre que como presidenta" , critica a la AFP el analista de la Universidad Diego Portales, Patricio Navia.

Como una forma de abordar la crisis de credibilidad, la mandataria propuso crear una comisión de expertos que propondrá leyes para regular la relación entre dinero y política.
Esto podría desviar la atención sobre el debate a las reformas que seguían en la lista de propósitos de Bachelet. El escándalo amenaza con "quitarle fuerza a la capacidad de la presidenta para impulsar los cambios que ha prometido" , agrega Navia.

Durante el primer año, Bachelet sacó adelante una reforma tributaria y la primera parte de una reforma educacional para cumplir con su promesa de establecer en Chile una educación pública, gratuita y de calidad.

También logró la aprobación de una reforma al sistema electoral que por años significó una sobrerrepresentación de la derecha en el Congreso y de un Acuerdo de Vida en Pareja que regula las uniones de hecho entre parejas homo y heterosexuales.

Con el impulso de una sociedad menos conservadora, Bachelet se atrevió a impulsar un proyecto para despenalizar el aborto en caso de violación, riesgo de vida para la madre e inviabilidad fetal.

Durante este segundo año, ella debería impulsar una de las reformas más emblemáticas de su gobierno: el cambio de la constitución legada por la dictadura de Augusto Pinochet.

"Esto la deja muy herida, pero ella tiene todavía mucho tiempo para recuperarse. Ella no está directamente involucrada" , dice Eugenio Tironi.

Por ahora, sin todavía recuperarse del duro golpe, Bachelet intenta seguir adelante.

"La forma de conmemorar el primer año de gobierno será trabajando", anunció este martes su portavoz oficial, Álvaro Elizalde, explicando que se decidió no hacer ningún acto conmemorativo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)