18 de mayo de 2015 16:01

En México hay conmoción por caso de menores que torturaron y mataron a un niño de seis años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

El trágico caso de cinco menores que durante un aparente "juego" torturaron y asesinaron a un niño de seis años en el norte de México ha conmocionado al país y desatado la alarma sobre el impacto de la violencia vinculada al narcotráfico en los infantes.

Según el estremecedor relato de la fiscalía del fronterizo estado de Chihuahua (norte), la víctima, Cristopher Márquez, estaba "jugando" el jueves con un grupo de vecinos -dos niñas de 13 años, un niño de 11 y dos adolescentes de 15- cuando se dieron los macabros acontecimientos.

Sus vecinos "lo amarraron y le pusieron una vara en el cuello con la que lo semi asfixiaron", señaló la Fiscalía.

Cuando cayó al suelo, "le arrojaron piedras, le encajaron una navaja en la espalda y una vez sin vida lo arrastran hasta donde depositan el cuerpo", una excavación superficial que cubrieron con tierra, maleza y un animal muerto "para que no llamara la atención", añadió.

El asesinato ocurrió mientras los menores "jugaban al secuestro", según medios locales de Chihuahua, una región azotada desde hace años por el crimen organizado.

La madre de Cristopher denunció el viernes su desaparición y el sábado las autoridades hallaron el cadáver del niño en el cauce de un arroyo en las afueras de la ciudad de Chihuahua, la capital estatal.

Entorno de 'violencia extrema '

Para la fiscalía chihuahuense, este crimen "constituye más que un problema policíaco, un factor de descomposición social" y de "pérdida de valores".

En esta región, a 1 400 km de Ciudad de México, miles de personas han muerto en los últimos años en el marco del combate militar a los cárteles de la droga.

Su urbe más poblada, Ciudad Juárez, es recordada porque llegó a ser el epicentro de la violencia del narcotráfico en México a raíz del feroz enfrentamiento entre los cárteles de Juárez y de Sinaloa.

Con frecuencia, los noticieros y los diarios regionales están dedicados a los crímenes de estas organizaciones que también se financian con secuestros y extorsiones a comerciantes y pobladores.

Los cinco menores implicados en el asesinato "son víctimas de un entorno de violencia extrema", estimó para la AFP Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la ONG Red por los Derechos de la Infancia, quien asegura que en México existe una "presencia fuerte y cultural del crimen organizado y la ausencia de cultura de legalidad".

Los niños "reflejan lo que están viviendo cotidianamente" ante la ausencia de espacios para expresar y digerir el "baño de sangre" al que están expuestos, dijo.

El especialista forense y criminólogo Carlos Ochoa va más allá al asegurar que este tipo de casos marca "el inicio de una generación de psicópatas, los cuales cada vez son más jóvenes y con rasgos muy marcados".

Ochoa citó el caso de Ana Carolina, una adolescente de 17 años también de Chihuahua, quien en 2013 envenenó y prendió fuego a sus padres adoptivos.

Justicia o venganza

Las autoridades averiguaron la implicación de los cinco menores en este asesinato luego de que, durante los interrogatorios de rutina, "cayeron en una serie de contradicciones y terminaron por decir la forma en que lo privaron de la vida", explicó la fiscalía.

Los cinco menores fueron detenidos como probables responsables del homicidio. Las autoridades prevén ejercer acción penal contra los adolescentes de 15 años, mientras que los menores de 11 y 13 años serán puestos en tutela pública para investigar una posible omisión de cuidados.

De ser hallados culpables, sólo los adolescentes podrán ser recluidos, mientras que los otros tres menores "recibirán otra clase de sanciones al ser inimputables", explicó Esparza.

Conmocionada, la madre de Cristopher, Concepción Mora, no da crédito a la versión de que el crimen fue durante un juego.

"Es ilógico que sea un juego. Si a esas vamos, entonces yo juego y a ver cómo les va a ellos. ¡Que paguen por la vida de mi hijo!", clamó el domingo durante una procesión a la que se sumaron familiares y vecinos indignados.

"Queremos vengarnos. Si no nos hacen justicia nos vamos a vengar", afirmó una tía de Cristopher tras el sepelio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)