24 de octubre de 2015 00:25

Gigantesco huracán Patricia azotó el oeste de México

El huracán más fuerte jamás registrado se estrelló en la costa pacífica de México el viernes 23 de octubre. Foto: AFP

El huracán más fuerte jamás registrado se estrelló en la costa pacífica de México el viernes 23 de octubre. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 5
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia AFP

El poderoso huracán Patricia golpeaba el viernes (23 de octubre) el oeste de México dejando a su paso deslaves, árboles derribados por fuertes vientos y lluvia, pero daños menores a los esperados para un fenómeno de tal magnitud, según las autoridades.

Las autoridades habían evacuado turistas y pobladores de las costas amenazadas antes de la llegada de un huracán que se había anunciado como potencialmente “catastrófico”.

Pero cinco horas después que el meteoro tocó tierra, no había reportes de víctimas.

“Los primeros reportes confirman que los daños han sido menores a los correspondientes a un huracán de esta magnitud”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto en un mensaje televisado, en el que pidió no “bajar la guardia” porque la parte más peligrosa del meteoro esta por entrar.

El ojo del huracán tocó tierra a las 18:15 locales (23:15 GMT) con vientos sostenidos de 270 km/h, pero tres horas más tarde su potencia había disminuido a 215 km/h, y su intensidad pasó de magnitud 5 a 4 en la escala de Simpson Saffir, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por su sigla en inglés).

Antes de tocar tierra, el huracán registró vientos sostenidos de 325km/h, convirtiéndose en el mayor registrado en la historia y superó incluso al tifón Haiyan que devastó a Filipinas en noviembre de 2013.

Pese a que Patricia se debilitó continúa siendo extremadamente peligroso, indicó el NHC.

'Mala suerte' 

El gobierno desalojó pequeñas poblaciones costeras, cerró puertos de varios estados, cortó energía eléctrica, suspendió clases en zonas de riesgo y evacuó a numerosos turistas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ofreció a los mexicanos la ayuda de su gobierno.

“Hasta el momento se encuentran 6 333 personas en los albergues y no se han reportado pérdidas de vidas por huracán”, dijo en twitter, Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco.

Imágenes de televisión mostraban que en costas de Jalisco los vientos azotaban con fuerza, el oleaje crecía y las palmeras se agitaban.

En Puerto Vallarta, un popular balneario de Jalisco, donde se estima que había unos 21 000 turistas mexicanos y 7 000 extranjeros, llovía con fuerza en la noche y la llegada de vuelos comerciales quedó suspendida.

Algunos turistas se alojan en instalaciones de la Cruz Roja adaptadas como refugio, en el que había unas 109 personas, entre ellas estadounidenses y canadienses.

“Tuve la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Pienso que ojalá hubiéramos podido salir de aquí antes”, dijo a la AFP Gian Paolo Azzena, un estudiante de medicina italiano de 26 años que vacacionaba desde hace 15 días en el turístico balneario de Puerto Vallarta.

Otros lograron salir más temprano del área de impacto en autobuses de pasajeros o vía área de manera gratuita.

La mayoría de los comercios fueron cerrados, con los vidrios con cinta adhesiva cruzadas en 'X' para protegerlos de los vientos, mientras algunas personas acudían a comprar gasolina, enlatados y agua potable a pocas tiendas aún abiertas.

Deslaves carreteros, árboles caídos 

En el estado de Colima, cerca de donde Patricia tocó tierra, la Policía Federal informó que se han registrado deslaves en carreteras.

“Está lloviendo muy fuerte, pero afortunadamente los daños que hay son únicamente materiales, hay aproximadamente 300, 350 árboles caídos” en Colima, dijo de su lado a Milenio Televisión José Calzada, secretario de Agricultura.

Según el Fondo Nacional de Desastres de Gobernación, unas 400 000 personas viven en zonas vulnerables al fenómeno.

Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación, informó que había refugios anticiclónicos para recibir “a miles y miles de personas” de los estados de Jalisco, Colima y Nayarit, los mas vulnerables.

Los poblados cercanos al volcán de Fuego de Colima también han sido desalojados ante el temor de que la ceniza acumulada en las laderas del coloso, con intensa actividad en las últimas semanas, pueda combinarse con la lluvia y desatar una devastadora avalancha.

Teléfonos de México señaló que en unas 30 comunidades de tres estados fueron afectadas las comunicaciones.

Por su ubicación geográfica, México es susceptible de ser golpeado entre mayo y noviembre por huracanes tanto en su costa del Pacífico como del Atlántico.

En 2013, mientras el huracán Manuel golpeaba por el Pacífico, la zona del Atlántico era azotada por el ciclón Ingrid, dejando ambos fenómenos 157 muertos y al menos 1,7 millones de damnificados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)