1 de May de 2015 20:14

Cuándo optar por la mensualización de los décimos

Data decimos

Expertos recomiendan solicitar los décimos de forma mensual en cuatro casos. Resaltan que en el Ecuador no existe una cultura de ahorro. Foto: Archivo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 35
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 5
Contento 31
Alberto Araujo
Redactor (I) 
albertoa@elcomercio.com

Hasta el próximo 20 de mayo, los trabajadores en relación de dependencia tienen tiempo para comunicar a sus empleadores si quieren recibir el decimotercer y decimocuarto sueldos de forma acumulada, dos veces al año.

Si no lo dan a conocer, automáticamente el empleador deberá entregarlos de manera mensual con el resto de la remuneración. ¿Qué factores se deben considerar antes de tomar una decisión?

Analistas financieros indican que el empleado debe evaluar su situación económica respondiendo tres preguntas: cuáles son sus hábitos de ahorro, para qué le servían estos sobresueldos cuando los recibía acumulados y qué repercusiones puede traer el escoger una u otra opción.

Javier Velasco, representante del programa de educación financiera Tus Finanzas Ec, indica que optar por el pago mensual podría tener el riesgo de transformar estos fondos en “dinero de bolsillo” para los gastos diarios, eliminando así el concepto de ahorro.

Esto lo dice con base en las respuestas que ha recibido durante las charlas que ha dictado sobre finanzas personales a unas 15 000 personas en 14 provincias del país, además de una encuesta realizada en el 2013 entre 5 000 clientes de instituciones financieras respecto al manejo de sus recursos.

La encuesta arrojó como resultado que la mayoría de personas consultadas cree que ahorra, planifica y bosqueja un presupuesto general, pero en realidad no mantiene un fondo para emergencias ni tiene un presupuesto detallado o un control sobre sus gastos.

Con estos antecedentes, Velasco señala que mensualizar los décimos podría atentar contra el concepto para el cual fueron creados. Es decir, afrontar los gastos de Navidad y fin de año, en el caso del decimotercer sueldo y los gastos educativos para el decimocuarto.

Insiste en que el ahorro y el control sobre los gastos son los dos pilares fundamentales para el bienestar financiero.

Bertha Romero -miembro de la consultora Aval para la mejora de la capacidad financiera- opina, sin embargo, que puede ser acertada la opción de recibir los décimos mensualmente en cuatro casos.

En primer lugar, cuando la persona o la familia tiene muchas deudas. En este caso podría utilizar el dinero mensualizado de los décimos para hacer abonos anticipados a las acreencias más caras.

En segundo lugar, el empleado puede tomar el mensualizado de los décimos y ponerlo en una cuenta de ahorros con una meta específica en mente como los estudios, una casa, un vehículo o un viaje.

En tercer lugar, los décimos mensualizados pueden alimentar un fondo de emergencias para cubrir una contingencia, como la pérdida del empleo o una emergencia familiar.

Romero insiste en que una persona o una familia debe contar con un fondo de emergencias equivalente a tres meses de ingresos como mínimo para cualquier eventualidad. Finalmente, detalla que el mensual de los décimos puede destinarse a un fondo para la vejez de la persona.

El experto argentino en finanzas personales, Andrés Panasiuk, indica que la decisión de mensualizar estas bonificaciones depende de qué tan “apretada” está la familia en su presupuesto mensual.

Es decir, si estos sobresueldos son realmente necesarios para aliviar el presupuesto mensual familiar deben recibirse mensualmente. De lo contrario, no.

“Si no necesitas esos salarios ‘extra’ para vivir mes a mes, entonces recíbelos dos veces al año, tal como están y úsalos como un ahorro para crear tu ‘fondo de emergencias’ y pagar los gastos de la escuela de los niños”, dijo Panasiuk.

El director de la Red Financiera Rural, Javier Vaca, añade que antes de tomar una decisión los trabajadores deben conocer que en el Ecuador no hay una cultura de ahorro, sobre todo entre los empleados o trabajadores más jóvenes.

Esta mentalidad va cambiando conforme las personas adquieren más responsabilidades como sucede en los matrimonios y las familias con hijos.

Vaca considera conveniente la mensualización cuando los recursos se ponen a ganar intereses en una cuenta o en un depósito a plazo fijo, en lugar de ganar nada dentro de la empresa o la entidad empleadora.

Señala, no obstante, que puede haber la tentación de que este ingreso adicional se gaste o que amplíe la capacidad de endeudamiento del trabajador y este entre en mayores deudas.

Pero antes de tomar la decisión, el empleado debe evaluar en qué gastaba antes los décimos, dice Vaca. “Muchos tomaban este dinero para sus deudas y para los gastos navideños y de inicio de clases”. Si se dilapidan los décimos mensualizados, las personas deberán recurrir al crédito para cubrir esos gastos de temporada, asegura.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (50)
No (4)