30 de octubre de 2014 00:00

4 menores atropellados por un patrullero volvieron al colegio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Javier Ortega. Redactor (I)

jortega@elcomercio.com

Los chicos fueron arrollados por un patrullero. Uno de ellos salió de terapia intensiva. Alrededor del patrullero la gente se amontonó. Unos trataban de agredir al policía y otros llamaban a las ambulancias. Un tendero auxilió a los cinco estudiantes y a una clienta, las seis víctimas del atropello.

A la mujer la sacaron debajo del vehículo policial. La llanta delantera derecha rozó su cuerpo mientras compraba víveres en la tienda. No recuerda si por el golpe dio una “vuelta de campana” o se resbaló. Lo cierto es que quedó bajo el patrullero. “Mi temor era que el carro se regresara y aplastara mis piernas. Las moví y ahí el señor me ayudó a salir”, relata María del Carmen a este Diario.

Minutos antes del accidente, los cinco niños habían dejado las aulas y regresaban a casa. Eran poco más de las 19:00 del anterior martes. El grupo de alumnos se detuvo junto a un poste de alumbrado eléctrico.

A esa hora, el patrullero bajaba por la calle principal siguiendo a un carro sospechoso.

Un auto particular se atravesó por la intersección y chocó con el vehículo policial. El impacto provocó que el patrullero se trepara a la acera y golpeara a los estudiantes y a la mujer.

El más afectado fue Tommy M., de 11 años. Hasta el domingo permaneció en terapia intensiva y ahora se recupera en una habitación del área de Traumatología del Hospital Baca Ortiz. Estuvo con respiración artificial por una contusión en el pulmón izquierdo.

En los últimos días, los otros cuatro chicos ya se han reincorporado a las aulas. El martes lo hizo Joffer M. Llegó al mediodía en un patrullero. Uno de los agentes lo ayudó a bajar del vehículo. Para movilizarse, el menor utiliza un andador. Tiene heridas en la rodilla izquierda que le impiden caminar con normalidad.

Hasta que se recupere, los uniformados deben recogerlo en su vivienda, ubicada en La Argelia (sur de Quito), llevarlo al colegio y retirarlo por la tarde. A eso se comprometió el Ministerio del Interior tras los hechos registrados ese martes.

María del Carmen, en cambio, estuvo hospitalizada dos días. No tiene fracturas, pero desde ayer lleva un cuello ortopédico. Al caminar le duele los muslos y la cintura.

¿Qué fue lo que pasó aquella noche? En la Fiscalía de Tránsito reposa el expediente del accidente. Los agentes implicados en el choque aseguran que seguían a un auto todoterreno con los vidrios polarizados desde La Argelia. Al menos dos kilómetros duró la persecución. El conductor no se detuvo pese a que los uniformados pidieron a través del megáfono que se estacionara a un costado de la vía.

Al llegar a la zona de El Calzado, los policías solicitaron ayuda a los compañeros que patrullan ese sector. Desconocían las calles y temían que el sospechoso escapara.

El patrullero y el todoterreno estaban a solo 15 metros de distancia. En el trayecto, un tercer automóvil apareció y colisionó con el vehículo policial. Según el parte de los agentes de tránsito, en la calle por la que circulaba el tercer auto no había ninguna señalización.

Otros agentes que se sumaron al operativo pudieron capturar al todoterreno sospechoso pocos minutos después. En el auto hallaron un arma de fuego calibre 22, dijeron.

Nueve días después, en el Colegio José de la Cuadra, donde estudian los cinco menores, la situación se normaliza. Mariana Lozano, rectora del plantel, comenta que habrá un tratamiento especial con Tommy M. “Se dará todas las facilidades para que se iguale en todas las asignaturas”.

Esto porque el menor permanece todavía hospitalizado. El médico legal determinó una “incapacidad física para el trabajo” de nueve a 30 días.

La familia del chico contrató al abogado Paúl Ocaña Merino. Con él estudian una posible demanda al policía que conducía el patrullero. “Desde el punto de vista jurídico esto debería terminar en una sentencia condenatoria. Que existan atenuantes que justifiquen el accionar de la Policía, sí; pero eso no quita que no haya un delito”.

Al abogado le “llama la atención” que al policía y al conductor del automóvil los hayan dejado libres, pese a que como evidencias existen los dos vehículos chocados y las seis víctimas atropelladas. La Fiscalía no los acusó y ahora el proceso está en indagación previa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)