7 de November de 2009 00:00

El mejor café tiene un nombre: Olmedo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ángel Medina. Redacción Loja

Bajo un sol intenso en el cantón lojano de Olmedo, Elizabeth Ríos riega con cuidado un vivero donde miles de matas de café empiezan a germinar. Una malla plástica sirve de techo a esa área laderosa de 2 400 m². Ahí, otras 60 000 plantas ya están listas para plantarlas.

El cuidado es rutinario. Todos los días, Ríos o su esposo, Angelino Abad, pasan dentro del vivero pendientes de la humedad que requieren las plantas.

Los viveros no fueron  una necesidad  hasta hace ocho años, cuando la firma Escoffe se interesó en la zona, para mejorar la producción y el procesamiento del café,  aprovechando las bondades de su clima y una altitud sobre los 1 450 metros.

Olmedo está a dos horas de Loja, en la vía que conduce a la Costa. Se ingresa por una estrecha vía, llena de polvo. El centro del poblado está lleno de casas de adobe con techos de teja.

Con Escoffe, la familia Abad  aprendió a construir viveros para renovar las plantaciones y subir su producción. Los granos seleccionados y secados al ambiente a 16 grados de humedad germinan en unos espacios llenos de arena, llamados camas.

Cuando nacen las plantas, los esposos  y sus cuatro hijos las colocan en fundas con arena y abono orgánico para que desarrollen hasta los 30 centímetros.

En cinco meses están listas y las mejores reemplazan a las viejas plantas. Esta es la base para que en Olmedo se produzca más café. Para asegurar un buen grano se provee de mucha sombra a los cafetales y un buen abono preparado con estiércol de cuy, cabra o gallinaza, residuos de caña y de café. Así, las plantas tienen gran cantidad de hojas con buen tamaño y color, dice Abad.

En ese cantón existen 2 000 familias y el 98% está dedicado al café. Hay unas 2 500 hectáreas. También viven de la producción de caña de azúcar, guineo y frutales para su propio consumo. Son más de 1 000 pequeños productores involucrados en el proyecto que impulsa Escoffe.

Ellos participan en días de campo y capacitación. Tienen un vivero con 280 000 plantas para renovar sus cafetales. Con eso, Escoffe espera obtener 1 kilo de café por cada planta y en cada cosecha, en tres años. “Hemos invertido USD 170 000 este año en capacitación, despulpadoras, marquesinas, abonos orgánicos…”, dice el gerente de Escoffe, Miguel Rendón.

“Toda la vida nos hemos dedicado al café, pero nunca antes lo cuidamos tanto como ahora”, dice Ríos. El esfuerzo vale la pena porque  mejoró sus ingresos.

Este año, esta familia produjo 28 quintales de café lavado y  consiguió USD 3 948. Los esposos son profesores y  se dedican a la producción de miel de abeja.

La producción  no solo mejoró en volumen, sino en calidad de grano y buen aroma. Para lograrlo, los campesinos aprendieron a cosechar el grano cuando tiene un color rojo intenso.

También hacen un buen despulpado, una buena fermentación, un lavado con agua pura y el secado al sol hasta dejarlo con una humedad del 11%.

Con este café, los campesinos de Olmedo lograron el primer lugar en el concurso Taza Dorada que se hizo hace dos semanas en Loja. Esta competencia la desarrollan anualmente la Asociación Nacional de Exportadores de Café  y la Corporación de Promoción de Exportadores e Inversiones  para reconocer al mejor café especial del país y promover las buenas prácticas. Este café participó con otras 34 muestras de Galápagos, Manabí, Zamora Chinchipe y Loja.

Jueces nacionales e internacionales con certificación de la Asociación de Cafés Especiales de América le dieron al café de Olmedo un puntaje de 84,55. Rendón destaca el interés de los  agricultores. El principal resultado es que seis muestras de Olmedo fueron seleccionadas entre las mejores.

Cada muestra de 25 quintales está en subasta y el precio de cada uno, según Rendón, bordea los USD 600. El precio normal de cada uno es de 141, así que el excedente se reinvertirá en más capacitación y equipamiento en Olmedo y el cantón Chaguarpamba. “La meta es involucrar, hasta 2010, a 2 400 pequeños productores de ambas zonas”.

Los ganadores

Los caficultores recibieron una placa oficial, dos despulpadoras y un molino Penagos. También el   permiso de uso del logo de Taza Dorada por un año.

Otros ganadores lojanos fueron la finca La Huaca (cantón Espíndola), en segundo lugar y la finca El Parco (cantón Calvas), en tercer. El cuarto fue para Zumba (Zamora Chinchipe).

Al concurso se integró la U. Técnica Particular de Loja. Desde 2008 capacita a catadores de café e  investiga sobre el aroma y el mejoramiento del café.
Scoffe recoge 600 quintales de café lavado por año en Olmedo. Exporta a Holanda, España, Inglaterra, EE.UU. y Japón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)