24 de enero de 2018 13:09

Médicos reportan que salud de Assange se encuentra en peligro por su encierro

Un funcionario de Estados Unidos dijo que no se pronunciará sobre si contempla presentar cargos contra Julian Assange. El fundador de WikiLeaks obtuvo la naturalización de Ecuador el 12 de diciembre del 2017. Foto: Archivo/ AFP

Según The Guardian, desde su ingreso a la Embajada de Ecuador, Assange ha presentado problemas en su hombro, por lo que requiere ser analizado con una resonancia magnética. Además, se ha manifestado un problema pulmonar. Foto: Archivo / AFP

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 23
Indiferente 80
Sorprendido 14
Contento 201
Redacción Elcomercio.com
Traducción: Gabriela Coba

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La estadía desde hace más de cinco años en la Embajada de Ecuador en Londres está afectando la salud de Julian Assange, según un reporte médico difundido este miércoles, 24 de enero del 2018, por el periódico británico The Guardian, en el cual se plantea que el fundador de WikiLeaks requiere atención hospitalaria.

Sondra Crosby, doctora y profesora asociada de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Boston, y Brock Chisholm, un psicólogo clínico consultor con sede en Londres, examinaron a Assange durante 20 horas en tres días en octubre del 2017 y elaboraron una nota con una valoración de su salud. En el artículo también participó Sean Love, médico en entrenamiento del Hospital de Boston.

“La opinión del grupo de trabajo es que la Embajada no está equipada para una detención prolongada y carece del equipo o las instalaciones médicas necesarias para proporcionar un ambiente razonable para el Sr. Assange, determinación con la que estamos de acuerdo”, dicen los especialistas, quienes consideran que “la incertidumbre prolongada de la detención indefinida inflige un trauma psicológico y físico profundo por encima y más allá de los estresores esperados del encarcelamiento”.

Según Crosby, Chsholm y Love, el deterioro actual de esas condiciones de estadía en Assange puede desencadenar “ansiedad severa, niveles patológicos de estrés, disociación, depresión, pensamientos suicidas, trastorno de estrés postraumático y dolor crónico, entre otros”.

“Si bien los resultados de la evaluación están protegidos por la confidencialidad médico-paciente, es nuestra opinión profesional que su confinamiento continuo es peligroso física y mentalmente para él y una clara violación de su derecho humano a cuidado de la salud”, manifestaron los especialistas.

Según The Guardian, desde su ingreso a la Embajada de Ecuador, Assange también ha presentado problemas en su hombro, por lo que requiere ser analizado con una resonancia magnética. Además, se ha manifestado un problema pulmonar.

En el 2015 el Gobierno de Reino Unido ya rechazó una solicitud para que el fundador de WikiLeaks fuera llevado a un hospital para recibir tratamiento. Otra alternativa, sería permitir que un grupo médico ingrese a la Embajada, pero el tamaño del equipo necesario parece descartar esta opción.

Las condiciones médicas son una cuestión de privacidad, pero un representante de Assange dijo a The Guardian que había aprobado que Crosby, Chisholm y Love escribieran un artículo sobre el tema.

La revelación del estado de salud de Assange se produce después de que el 11 de enero del 2018 la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, reconociera que Assange había sido naturalizado como ecuatoriano el 12 de diciembre del 2017.

Tras esto, el 20 de diciembre la Cancillería solicitó a Reino Unido que le fuera otorgado a Assange un estatus de agente diplomático en la Embajada en Londres. Este pedido fue denegado al día siguiente y cuestionado en Ecuador por el uso de la diplomacia en este caso. La Ministra primero se negó a responder sobre ese trámite, al referir que no haría comentarios sobre rumores, pero finalmente tuvo que admitir que la solicitud de estatus diplomático sí "era una opción que estábamos explorando para darle una protección adicional al asilado".

A continuación, el artículo textual de los médicos que evaluaron a Assange:

“Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, no ha salido de los confinados confines de la embajada ecuatoriana en Londres desde que ingresó al edificio hace casi seis años. Naturalmente, gran parte de la atención de los medios se ha centrado en su drama legal internacional y en las amenazas a su seguridad, incluido el arresto y la posible extradición a los EE. UU. Por el contrario, las violaciones constantes de sus derechos humanos, incluido su derecho fundamental a la asistencia sanitaria en el contexto de su inusual confinamiento, han recibido menos cobertura.

Como clínicos con una experiencia combinada de cuatro décadas sobre  el cuidado a refugiados y otras poblaciones traumatizadas, recientemente pasamos 20 horas, durante tres días, realizando una evaluación física y psicológica integral de Assange. Si bien los resultados de la evaluación están protegidos por la confidencialidad médico-paciente, es nuestra opinión profesional que su confinamiento continuo es peligroso física y mentalmente para él, y una clara violación de su derecho humano a la atención médica.

Empacando un estetoscopio y un manguito de presión arterial, y después de haber sido visiblemente fotografiado al ingresar a la Embajada, realizamos nuestros exámenes en una sala de conferencias con poca ventilación. La razón para examinar al Sr. Assange en estas condiciones es que no tiene acceso a instalaciones médicas adecuadas. Aunque es posible que los médicos lo visiten en la Embajada, la mayoría de los médicos son reacios a hacerlo. Incluso para quienes lo verán, su capacidad de brindar atención es limitada. En la Embajada, no hay ninguna de las pruebas de diagnóstico, tratamientos y procedimientos que hemos concluido que necesita con urgencia.

Como médicos, es nuestro deber ético abogar por la salud y los derechos humanos de todas las personas, tal como lo promete el derecho internacional, y hacer un llamamiento a nuestros colegas para que responsabilicen a nuestras sociedades, instituciones y gobiernos profesionales. En 2012, Ecuador, de conformidad con su derecho como estado soberano, determinó formalmente que el Sr. Assange cumple con los requisitos consagrados por la convención de 1951 y el protocolo de 1967 relacionados con la situación de los refugiados. Independientemente de las acusaciones contra Assange, sigue siendo ciudadano de Australia y refugiado, y, como informó The Guardian la semana pasada, ahora también es ciudadano de Ecuador.

En 2016, el grupo de trabajo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la detención arbitraria encontró que la situación del Sr. Assange dentro de la Embajada de Ecuador se había convertido en un estado de "privación arbitraria de la libertad". La opinión del grupo de trabajo es que la embajada no está equipada para una detención prolongada y carece del equipo o las instalaciones médicas necesarias para proporcionar un ambiente razonable para el Sr. Assange, determinación con la que estamos de acuerdo. La experiencia nos dice que la incertidumbre prolongada de la detención indefinida inflige un trauma psicológico y físico profundo por encima y más allá de los estresores esperados del encarcelamiento. Estos pueden incluir ansiedad severa, niveles patológicos de estrés, disociación, depresión, pensamientos suicidas, trastorno de estrés postraumático y dolor crónico, entre otros.

Assange está rodeado de amenazas personales creíbles de varios gobiernos y personas. Tampoco puede hacer valer su derecho a acceder a las instituciones médicas debido a la amenaza de un arresto inminente en caso de que salga de la embajada, incluso por una emergencia médica. Es inconcebible que Assange esté en la posición de tener que decidir entre evitar el arresto y sufrir potencialmente las consecuencias para la salud, incluida la muerte, si se produjera una crisis que amenaza la vida, como un ataque cardíaco. Además, nuestra evaluación revela que no ha tenido acceso a la luz solar, la ventilación adecuada o el espacio exterior durante más de cinco años y medio. Esto ha tenido un costo considerable. Según nuestra opinión profesional, las circunstancias físicas y psicológicas del Sr. Assange en la embajada violan el espíritu de las normas mínimas estándares de la ONU para el tratamiento de los presos.

Debemos preguntarnos: ¿por qué el señor Assange sigue sin poder ejercer su derecho humano a los servicios de salud? ¿Pueden los estados elegir quién tiene derecho a este derecho fundamental y quién no?

Hacemos un llamamiento a la Asociación Médica Británica y sus colegas en el Reino Unido para exigir un acceso seguro a la atención médica para el Sr. Assange y para oponerse abiertamente a las continuas violaciones de su derecho humano a la atención médica. A medida que aumentan las tensiones entre el Reino Unido y el Ecuador sobre la situación insostenible del Sr. Assange, la prensa internacional ha informado sobre nuevos esfuerzos para resolver la situación diplomáticamente a través de un mediador. Cualquier discusión de este tipo debe incluir una discusión justa y transparente sobre su acceso a la atención médica. Es, creemos, el único curso de acción correcto y ético, y defendemos a los pocos clínicos que han tratado de cuidar al señor Assange en estos círculos difíciles”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (14)