23 de December de 2009 00:00

Una verdad a medias

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sebastián Mantilla Baca

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sebastián Mantilla Baca

Si se tratara de hallar una expresión que resumiera el informe de la Comisión de Angostura, podría decirse que es una verdad a medias.

Digo esto porque en lugar de confirmar  denuncias  presentadas por la prensa en meses pasados y en lugar de revelar cosas nuevas, se dice fundamentalmente lo que se  quería escuchar: el Régimen no tiene vínculos con las FARC.

Peor aún, en un acto bochornoso, los comisionados ni siquiera fueron capaces de sustentar frente a la opinión pública  su informe. A los seis días  tuvieron que enmendar y recular en torno a las afirmaciones que hacían en la página 126 sobre el ex funcionario del gobierno, Gustavo Larrea, y el actual ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal.

No estoy inculpando a nadie. Simplemente cuestiono la actitud de afirmar primero una cosa y luego desdecirse. ¿Qué pasó? ¿Se les fue la mano? ¿Esa parte pasó desapercibida de algún ojo tuerto? Queda la duda si en realidad tuvieron que enmendar por un error o, más bien, por presiones políticas.

Para que un informe sea totalmente creíble y no existan dudas debería ser riguroso, categórico y concluyente. Sin embargo, se afirma primero que el Gobierno no tiene vínculos con las FARC y, luego, que solo ciertos funcionarios sí los tienen.

Lean ustedes y saquen sus conclusiones. Con base en el video del Mono Jojoy y a los cuadernos de Tasé y Angostura, la Comisión  establece “vínculos de Larrea con las FARC”. ¿Cómo es esto? ¿Hay o no hay vínculos? ¿Qué mismo pasa? ¿Me pueden explicar cómo una persona que, siendo funcionario de Estado y militante  de una agrupación política, sea únicamente el responsable y no un gobierno que pudo servirse de él?

Si ahora se asume que el video del Mono Jojoy es auténtico, ¿por qué no se ha dicho nada de los supuestos aportes económicos de la guerrilla de las FARC a la campaña? Si esto fuese cierto, ¿quién recibió a la final dichos aportes?

En medio de este intrincado y escabroso tema, considero que todavía hay mucha tela que cortar. Hay asuntos sumamente delicados que yacen en la oscuridad. Uno de esos es el grado de responsabilidad que hoy se le quiere atribuir al señor Larrea. Tengo la impresión que le están dejando solo y quieren quitársele de encima a toda costa. Si no es así, ¿a qué se refieren las afirmaciones de Larrea cuando dice que ya no es parte del Gobierno y que “entiende que alguna gente no lo quiere allí? ¿Todo esto es parte del proceso de recambio que ahora se está dando dentro de las filas de Gobierno o de descomposición general? ¿Es, como se dice, producto de una pugna por el posicionamiento o reposicionamiento dentro de País de otros liderazgos? 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)