14 de febrero de 2016 12:55

Organizar la economía del hogar es el primer reto para los recién casados

Ciento de parejas contrajeron matrimonio este 14 de febrero en distintos países del mundo. Foto: EFE

Ciento de parejas contrajeron matrimonio este 14 de febrero en distintos países del mundo. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lucía Vásconez

El segundo mes del año no es el preferido para casarse en el Ecuador, diciembre le gana con más de 2 000 parejas que se han unido. Pero el mes del amor y la amistad es el que más matrimonios registra durante el primer semestre del año, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC); en el 2014 se registraron 4 936 parejas que se casaron en febrero.

Por esta razón las autoridades del Registro Civil han dispusieron que tres de sus agencias de Quito atiendan el sábado 13 de febrero, la víspera del Día del San Valentín, a las parejas que deseen casarse ese día.

Pero solo el amor no es suficiente para casarse, según Lorena Salgado, responsable del programa de Educación Financiera de Produbanco, también es muy importante tener claro cómo se va a manejar el dinero dentro de la vida en común para evitar problemas financieros a largo plazo.

Salgado hace algunas recomendaciones para las parejas que tengan planes de matrimonio.

Planee la boda

Compartir los gastos. La costumbre de que el costo de la boda debe ser cubiertos por los padres es una práctica que cada día se va perdiendo. En la actualidad la mayoría de parejas toman a su cargo la organización y pago de todos los gastos en los que se incurre para este evento. Es importante ahorrar desde el momento del compromiso y crear un fondo que permita pagar la mayoría de necesidades sin tener que recurrir al endeudamiento.

Lo siguiente es planear, presupuestar, comparar precios y establecer un tope de gasto.

Armar un presupuesto de boda. La pareja debería analizar temas como: ¿es necesario invitar a gente que apenas conocen o prefieren compartir este evento con las personas más allegadas? y ¿realmente quieren contratar comida gourmet o les gustaría una comida sencilla tan rica que la puedan recalentar para el día siguiente?, antes de empezar a armar el presupuesto.

Elegir la fecha. Pueden escoger una fecha y horario que permita realizar ciertos ahorros.

Pedir ayuda. Soliciten ayuda a sus amigos y amigas para la filmación, las fotos, armar los arreglos y los recuerdos. Sean creativos con los recuerdos, por ejemplo, pueden enviar la foto de su boda con cada uno de sus amigos; hoy en día existen herramientas gratuitas que permiten realizar excelentes trabajos artísticos.

No recurrir a préstamos. Si es necesario hacerlo, escoja un producto especializado. Los expertos financieros recomiendan no recurrir a préstamos para cubrir los gastos de una boda; sin embargo si decide escoger esa opción, encontrará en el mercado algunas entidades financieras que ofrecen productos especializados que atienden estas necesidades.

Es importante considerar que aunque estas opciones luzcan atractivas son al final préstamos personales que llevan consigo cargos de intereses, comisiones y gastos. Analicen en pareja si están dispuestos a destinar una parte de sus ingresos para el pago de esta deuda o si es más conveniente ahorrar para cumplir otros objetivos matrimoniales.

Finanzas en pareja

Cuando una pareja se casa también es imprescindible que organicen cómo van a funcionar las finanzas del hogar. Es necesario además saber cómo se va a administrar el dinero en un ambiente de convivencia y establecer un mecanismo para tener siempre los fondos suficientes para la alimentación, el cumplimiento puntual de los servicios básicos, pagos de deudas. Para ello, Salgado señala que existen algunas alternativas:

- Aunque a uno de los dos le vaya mejor con los números, el análisis debe hacerse en conjunto para estar al corriente de la situación económica y tomar decisiones que convengan a la pareja.

- Lo más recomendable es que cada uno disponga de su propia cuenta, con dinero para los caprichos personales; y, adicionalmente, una cuenta conjunta para los gastos del hogar.

- Para administrar la cuenta en conjunto se debe determinar qué porcentaje de los ingresos de cada uno se destinará, considerando que en la cuenta conjunta se deberá depositar el dinero para los gastos de la familia (alimentación, servicios básicos, deudas, etc), y el ahorro; mientras que en las cuentas individuales se depositará un porcentaje menor para los caprichos individuales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)