Materiales de siempre   para casas siglo XXI

Sobrecimiento de 40 cm para frenar la humedad.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 1
Redacción Construir  (I)

No son construcciones para todo el mundo. Peor para quienes viven en las metrópolis, donde el valor del m² está por las nubes y desperdiciar el poco sitio disponible en levantar paredes suena a pecado.

No obstante, son edificaciones ideales para vivir en los pueblos y los valles aledaños; donde todavía no hay urgencias de espacio y este se puede ‘desperdiciar’ en levantar muros de 40 o 45 cm de espesor.

Se trata de las técnicas del tapial, el bahareque y el cob (una variación actualizada del tapial), tres sistemas constructivos ancestrales cuyo material constructivo principal es la tierra que, generalmente, se extrae del mismo sitio donde se levantará el inmueble.

Fausto Acosta, Julio Guayasamín y María Angélica Sáenz son tres cultores de estas técnicas, a las que dan vigencia en su taller ‘Barro Viejo’ desde hace dos décadas.

Las diferencias entre estos sistemas, explica Acosta, reside en la forma de aprovechar el barro. Las paredes de bahareque son de tillas de guadúa rellenas con tierra de cangahua y paja por ambos lados. Miden 20 cm. La estructura es de madera.

El tapial se fabrica mediante las tapialeras y consiste en elaborar masas uniformes de tierra apisonada a presión y con espesores de 40 cm y más.

El cob es una variación del tapial y se caracteriza porque no se utiliza herramienta alguna sino tan solo las manos. La tierra, asimismo, debe estar mojada (tipo barro) y el procedimiento es levantar 20 cm diarios de paredes.

Este sistema es muy versátil, explica Acosta y permite cualquier tipo de diseño, incluso de arquitectura fractal, que incorpora elementos no convencionales en el diseño: cubiertas quebradas, recortadas, de formas caprichosas...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)