1 de noviembre de 2014 09:01

¿Marihuana sí o no? EE.UU. decide sobre la despenalización

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 5
Contento 0
DPA
Washington

El martes (4 de noviembre del 2014) no sólo se definirá en las elecciones el Congreso de los Estados Unidos, sino también el futuro de la marihuana con fines recreativos y terapéuticos.

En varios estados, los electores decidirán sobre una flexibilización de la venta y consumo de marihuana. "Las posibilidades de que los electores aprueben al menos uno de estos referendos son muy buenas", dice optimista Morgan Fox, portavoz de la iniciativa Marijuana Policy Project.

Los estados de Colorado y Washington son los precursores. Allí, es posible desde este año obtener libremente marihuana para consumo propio. Sin embargo, no es obvio que esta tendencia continúe: la experiencia de Colorado no es claramente positiva para todos.

La cosa se pondrá especialmente intrigante en Alaska y Oregon, donde las iniciativas promarihuana buscan seguir el ejemplo de Colorado y Washington.

La idea es legalizar el cannabis para las personas de más de 21 años, así como regular y gravar la venta. Los electores de los dos estados rechazaron en el pasado una legalización.

En la capital, Washington, se votará una iniciativa para permitir el cultivo y posesión de una pequeña cantidad de marihuana, mientras que la venta seguiría siendo ilegal.

A pesar de que en julio fue descriminalizada la posesión de cannabis, los ciudadanos de Washington, que no son considerados los más "relajados" de los estadounidenses, probablemente no estén aún listos para una flexibilización como la de Ámsterdam.

En 23 estados, así como en Washington, está despenalizado el consumo de marihuana con fines medicinales. La idea es que esto sea ahora permitido también en Florida. Las encuestas indican que sería así.

Una legalización generalizada es sin embargo rechazada por los electores. En tanto, en el estado de Washington, se votará sobre gravar los ingresos legalizados por cannabis. "La implementación en Colorado y Washington fue exitosa desde todo punto de vista", opina Fox, que indica que los promotores de la iniciativa en Alaska y Oregon quieren las mismas ventajas.

La venta de marihuana podría ser sacada del mercado negro, regulada y sujeta al pago de impuestos. De acuerdo con las autoridades de Colorado, los consumidores legales aportaron al fisco entre enero y agosto 43 millones de dólares.

Los críticos señalan que esto es menos de lo esperado. El gobernador de Colorado, John Hickenlooper, opositor al cannabis, cree que la legalización es "atolondrada".

Durante un debate en el marco de la campaña electoral, dijo que las consecuencias no fueron previsibles. En Alaska, el apoyo al consumo legal cayó, de acuerdo con la organización por la reforma en relación a la marihuana NORML.

Una encuesta indicó un retroceso de un 48% de aprobación en mayo a un 43 por ciento en septiembre. "Si esta encuesta es cierta, entonces la aprobación cayó en cuestión de meses", escribe Keith Stroup en la página web de NORML.

Los opositores al consumo legal de marihuana se ven reforzados. La legalización "no es un asunto cerrado", según muestran las encuestas, cree Kevin A. Sabet, de los opositores de "Smart Approaches to Marihuana" (Un acercamiento inteligente a la marihuana o SAM, por sus siglas en inglés).

Una encuesta del instituto conservador PRRI muestra un apoyo nacional de sólo el 44%. "A la gente le queda claro que en la práctica la legalización no es esa fórmula mágica que les fue prometida", dice Sabet.

Más allá de que todas las iniciativas pro-cannabis sean aprobadas o no en noviembre, un problema sigue en pie: a nivel nacional, la marihuana sigue siendo ilegal.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)