27 de junio de 2016 06:30

Mario Rajoy reclama gobernar España pero todavía tiene que negociar

El Partido Popular ( PP ), y el primer ministro provisional de España Mariano Rajoy (c) tras el triunfo electoral. Foto: AFP

El Partido Popular ( PP ), y el primer ministro provisional de España Mariano Rajoy (c) tras el triunfo electoral. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Tras su victoria en las legislativas pero sin mayoría absoluta, el jefe del gobierno español saliente, el conservador Mariano Rajoy, reclama su “derecho a gobernar” , pero sus adversarios socialistas se seguían mostrando este lunes 27 de junio del 2016 contrarios a facilitar su investidura.

A “ver si somos capaces de formar gobierno pronto y empezar a trabajar” , afirmó Rajoy a la cadena de radio conservadora Cope.

Contra todo pronóstico, y pese a los innumerables casos de corrupción que pesan sobre su Partido Popular, el mandatario de 61 años logró que en las segundas legislativas españolas en seis meses su formación pasase de 123 a 137 escaños en una cámara de 350 diputados.

Los mercados celebraron su victoria: la bolsa de Madrid ganó más de 3% tras la apertura, aunque volvió a terreno negativo unas horas después.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, mandó un mensaje de felicitación a Rajoy. “ Esperamos que ahora se pueda formar un gobierno estable para que España pueda continuar trabajando con las instituciones europeas ” , afirmó desde Bruselas su portavoz, Margaritis Schinas.

Rajoy quedó sin embargo lejos de la mayoría absoluta y, aunque los líderes de todas las demás formaciones reconocieron su victoria, necesitará el apoyo de varios de ellos para ser investido.

“Hablaré con todas las fuerzas políticas y en primero con el PSOE”, reconoció.

Pese a haber perdido cinco escaños respecto a diciembre en el peor resultado de su historia reciente, el socialista PSOE quedó segundo con 85 escaños, evitando ser adelantado por la izquierda radical Unidos Podemos como pronosticaban los sondeos.

Sin embargo, este lunes, los socialistas mantenían su postura de no facilitar un gobierno conservador.

“Los votos del PSOE que hemos recibido ayer son votos para cambiar a Rajoy, para cambiar las políticas injustas, ineficaces, antisociales del PP”, lanzó el número dos del partido socialista, César Luena. “No vamos a apoyar a Rajoy ni por acción ni por omisión” , aseguró.

El portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando, matizó no obstante y dijo que “el PSOE tiene que hacer su reflexión”.

Sin al menos la abstención socialista, al PP le costaría alcanzar un acuerdo de investidura suficiente, incluso con el apoyo de los 32 diputados del partido de centroderecha Ciudadanos.

¿Gobierno pronto? 

La cuestión ahora es, por lo tanto, si Rajoy logrará apoyos para ser investido y cuánto tardará.

“Va a haber gobierno pronto” , antes de finales del verano, confía el sociólogo Narciso Michavila, presidente del instituto GAD3, de tendencia conservadora.

“No tengo tan claro que la negociación sea rápida”, replica José Pablo Ferrándiz, investigador del instituto de sondeos Metroscopia, cercano a los socialistas.

Lo que ya no está en duda son los liderazgos de Rajoy, a la derecha, y del socialista Pedro Sánchez, a la izquierda.

Sánchez “ha vuelto a ser un superviviente político y ha desactivado” las críticas procedentes de la poderosa y carismática presidenta regional de Andalucía, Susana Díaz, que vio como los socialistas perdían su bastión histórico a favor del PP.

En cuanto a Rajoy, “hoy, de repente, un montón de medios y de periodistas que llevan meses riéndose de él han descubierto que es un gran estratega y que no gana por casualidad” , dice el politólogo Antón Losada, profesor en la Universidad de Santiago de Compostela, alabando su espera paciente.

Ahora ya nadie, ni siquiera el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se atreve a pedir su cabeza a cambio de un apoyo, como hacía hasta antes de ayer.

En opinión de Losada, la política tradicional española, representada por PP y PSOE, fue la primera beneficiada de la incertidumbre creada tras la victoria del Brexit el jueves en el Reino Unido.

“Muchos votantes se decantaron por los viejos partidos, los partidos más anclados a la idea de Europa, los partidos que les parecieron más fiables” , en detrimento de los emergentes Podemos y Ciudadanos que habían irrumpido con fuerza en el parlamento español en diciembre, explica.

Ferrándiz hace hincapié en la eficaz estrategia conservadora, que defendió la mejora de la economía con Rajoy y alertó del peligro de una vuelta atrás si la izquierda llegaba al poder.

“Han hecho una buena campaña movilizando el miedo y justo con el Brexit ha sido la conjunción perfecta”, afirma.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)