11 de mayo de 2016 21:00

Marchas chavistas y opositoras dividen a Venezuela en referendo y continuidad

Simpatizantes opositores chocan con miembros de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela (FANB) durante una manifestación hoy, miércoles 11 de mayo de 2016, en la autopista Francisco Fajardo de Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Simpatizantes opositores chocan con miembros de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela (FANB) durante una manifestación hoy, miércoles 11 de mayo de 2016, en la autopista Francisco Fajardo de Caracas (Venezuela). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia EFE
Caracas

El chavismo y la oposición tomaron las calles de Caracas, los primeros para mostrar su respaldo al presidente de la nación, Nicolás Maduro, y los segundos para exigir celeridad en un proceso que busca cesar al primer mandatario, ambas manifestaciones que subrayan la polarización del país caribeño.

La movilización de los oficialistas, convocada con poco menos de 48 horas, recorrió el centro de la capital venezolana y sumó a miles personas, militantes, seguidores y funcionarios públicos que expresaron un respaldo estricto a Maduro, eje del Gobierno de la llamada "revolución bolivariana".

"Nadie nos obliga a marchar, es un compromiso como venezolanos para el respaldo de todo lo que nosotros anteriormente no sabíamos que nos pertenecía", dijo Mirtha Torrealba para asegurar que su presencia allí es la prueba de su fe en el Gobierno de Maduro.

Margarita de Morales, otra de las mujeres en medio de la multitud, dijo coincidir con Torrealba y aseguró que la "revolución es espiritualidad", y que este proyecto está por encima de la escasez de alimentos y medicinas, problemas que atraviesa el país y que según esta seguidora son provocados por quienes intentan afectar al Gobierno.

No muy lejos, los opositores hicieron lo propio ondeando banderas, entre pitos y pancartas, estos en cambio para solicitar celeridad en la activación del referendo revocatorio con el que intentan lograr la salida de Maduro este mismo año, una actividad que fue replicada en más de una docena de ciudades del país.

La movilización, que debió culminar en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), institución a la que los opositores exigen acelerar los pasos para solicitar la activación del referendo presidencial y para lo que han consignado casi dos millones de firmas, terminó muchísimo antes obstruida por los cuerpos de seguridad.

Con camiones de Policía, tanquetas, autobuses y cientos de agentes, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) cerraron los tres accesos al municipio caraqueño Libertador, donde se encuentra la sede principal del órgano electoral.

Un funcionario de la PNB, que pidió no ser identificado, dijo a Efe que el cierre de los accesos responde a la solicitud del alcalde de ese municipio, el chavista Jorge Rodríguez que "no autorizó la marcha", pese a que esta fue anunciada mucho antes de la de los chavistas.

Los manifestantes no se dieron por vencidos en su intento en acudir al CNE e intentaron, sin éxito, llegar hasta la sede electoral por vías alternas en las que también fueron atajados por los fuertes cordones de seguridad desplegados en el territorio.

Para la estudiante Geraldine García el cierre de los accesos es una muestra del "miedo" de los gobernantes que "saben que el pueblo está cansado" y "quiere salir de Maduro".

Momentos después, en otro punto de la concentración, el dos veces candidato presidencial opositor y actual gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, recibió una descarga de gas lacrimógeno de los cuerpos de la PNB al intentar negociar el paso hacia el centro de Caracas.

El poco éxito de esta actividad no detuvo los planes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alianza de partidos que impulsan el revocatorio, que enseguida convocaron a una nueva movilización para el próximo sábado, ni la de los opositores que participaron hoy y que insisten en que las autoridades tratan de retrasar el proceso revocatorio.

"Todos a demostrar que vamos a defender nuestras firmas, a ejercer nuestro derecho al cambio, a defender la Constitución (...) a defender el derecho del pueblo venezolano a salir de esta situación por un camino pacífico", dijo en rueda de prensa el vocero de la MUD, Jesús Torrealba, poco después de terminada la marcha.

El vocero de la MUD también aseguró que se avecinaba un "proceso de lucha violento, difícil" pero que, aún así, este año va a terminar con la realización de un revocatorio a Maduro y "con un nuevo Gobierno".

Uno de los manifestantes, José Enrique Lorenzo, dedicado a la administración comercial, consideró que el CNE emplea "tácticas dilatorias" para demorar el proceso y que se mantenga "el mismo régimen operando".

Hasta el momento ninguna de las autoridades del Poder Electoral venezolano ha respondido con certeza sobre la posibilidad de que ese revocatorio pueda celebrarse este año como es el plan de la oposición.

El propio Maduro dijo hoy, poco después de que los opositores tuvieran que volver a sus casas, y aún frente a los chavistas agrupados frente al palacio de Gobierno, que ni esta ni ninguna iniciativa de los opositores para derrocarlo tiene "viabilidad", además les pidió confianza en su Gobierno.

"Debemos tener confianza en la fuerza del pueblo en la unión cívico-militar y seguir avanzando sobre los problemas creados o que surjan, solo en revolución es posible enfrentar los problemas de la patria", afirmó Maduro frente a miles de partidarios que culminaron una marcha chavista en el Palacio de Miraflores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)