9 de junio de 2015 13:17

Allanamiento al veto de Ley de Galápagos generó cruce de palabras entre asambleístas de Gobierno y exaliados

Esta mañana (9 de junio del 2015) sesionó el pleno de la Asamblea Nacional para tratar el veto presidencial a la Ley de Galápagos. La Asamblea terminó la sesión allanandose al veto presidencial. En la foto la asambleista de oposición Fanny Uribe se exaltó

Esta mañana (9 de junio del 2015) sesionó el Pleno de la Asamblea Nacional para tratar el veto presidencial a la Ley de Galápagos. La Asamblea terminó la sesión allanándose al veto presidencial. En la foto la asambleísta de oposición Fanny Uribe se exaltó con los comentarios de la asambleista Marcela Aguiñaga. Foto: Patricio Terán A. / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 317
Triste 4
Indiferente 6
Sorprendido 14
Contento 32
Paúl Zamora

La segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Marcela Aguiñaga, protagonizó un cruce de palabras y de acusaciones con su excompañero de Alianza País (AP), Ángel Vilema y con la legisladora de Avanza por Galápagos, Fanny Uribe. Esto ocurrió la mañana del 9 de junio durante el tratamiento del veto parcial del Ejecutivo al proyecto de Ley del Régimen Especial de la Provincia de Galápagos, que fue aprobado con 88 votos afirmativos y 35 negativos.

Durante su intervención, Aguiñaga se refirió a Vilema y señaló que se debe defender una agenda común. Le recriminó que es operador turístico, que su familia es dueña de hoteles, de barcos y que él sí tiene carro en el archipiélago. “Aquel que tuvo la agenda del operador turístico, aquel que tuvo la agenda del hotelero, aquel que manda a lavar la ropa en su propio hotel y que tiene un restaurante, no vamos a premitir que se declare defensor de los ciudadanos”.

Sobre la legisladora Fanny Uribe, Aguiñaga dijo que “en su momento fue una protagonista de la época pepinera de Galápagos” y que su familia es dueña de ferreterías en la isla. “Esta de pedir a los organismos de control de la isla que controlen el indicador de precios al consumir de todo lo que venden en su próspero negocio de Ferretería en Santa Cruz”, dijo.

Vilema le respondió a Aguiñaga que le da pena que una autoridad de tan alto nivel se exprese así de un excompañero que a la final estuvo luchando por el proyecto político. “Quien no sabe que usted es la tendencia de derecha en el Movimiento País así que no me venga a dar clases de moral”.“Qué culpa tengo yo señorita Aguiñaga que su familia sea vaga”. “Qué culpa tengo yo que usted tenga un apellido que esté en entredicho en el Ecuador porque el pueblo sabe cómo uno de sus familiares usufructuó”…

Uribe respondió en cambio que “yo no tengo hermanos que tramitan visas ilegales”; dijo que Aguiñaga estaba de forma ilegal en Galápagos y que fue declarada persona non grata en las islas por estar en contra de la gente. También le recordó que fue abogada y defendió a los barcos que entraron ilegalmente a la reserva marina. “El que tiene rabo de paja que no se acerque al fuego”, le dijo.

El veto del Ejecutivo a la Ley de Régimen Especial de Galápagos incluye 18 puntos, que generaron cuestionamientos entre la oposición. El punto más polémico es el que se refiere a las remuneraciones de los servidores públicos y privados que habitan en las islas.

El proyecto de la Asamblea establecía que los sueldos de los funcionarios públicos deben tener un incremento del 100% con respecto a los del Ecuador Continental, mientras que para los trabajadores privados establecía un 75%.

Sin embargo, el Ejecutivo estableció que el porcentaje del incremento debe ser calculado con base en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (64)
No (8)