5 de July de 2009 00:00

Manuel Zelaya, otro líder fallido de Honduras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Mundo

Desencajado, en pijama y con pantuflas. Así descubrió  el mundo  a Manuel Zelaya Rosales, el pasado domingo, después del golpe de Estado  que lo sacó  del poder (al menos temporalmente) y que puso otra vez a Honduras  en la lista de ‘países inviables’ de la región.



Roberto Micheletti  está aislado El gobierno interino de Roberto Micheletti ha quedado totalmente aislado de la comunidad internacional y asumió en medio de la condena  mundial. Un dirigente latinoamericano no había suscitado un rechazo así  por parte de gobiernos y organismos  con  representatividad, como la ONU, OEA, Grupo de Río, los países centroamericanos, la  Unión Europea,  EE.UU., etc. 
La OEA dio, el miércoles pasado, un ultimátum de 72 horas para que el Gobierno de facto de Honduras permita el regreso de Manuel Zelaya. Pero  Micheletti advirtió que Zelaya sería apresado si vuelve a Tegucigalpa.De no ser por la asonada que lo sacó violentamente de Tegucigalpa y que ha sido condenada duramente por la comunidad internacional, el derrocado Mandatario   habría pasado a la larga historia de los gobernantes fallidos, según   Pablo Ordaz, el enviado a Honduras del diario español El País. 

Antes de ser sacado a golpe de fusil de su país,  Zelaya, un empresario agrícola de 56  años,  exhibía  pocas credenciales, algunas polémicas. Una de ellas es  el viraje que dio desde  la   oligarquía de su país hasta  las filas del socialismo del siglo XXI, que lidera el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y   embarcar a Honduras en la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba). De paso, intentó, aunque no midió bien los tiempos, imponer la fórmula de la asamblea constituyente y de la reelección presidencial. 

Precisamente, el ‘factor Chávez’ se considera el detonante de la asonada, según anotó   a este Diario  el analista costarricense Juan Carlos Hidalgo, del Instituto Cato, con sede en Washington.  Esa tesis fue corroborada por  Ricardo Micheletti, la cabeza del Régimen  de facto hondureño,  quien ha responsabilizado  al líder bolivariano de la crisis en su país. 
 
Otra credencial de Zelaya es la de  incumplir las ofertas  que hizo, cuando venció, en 2005, a Porfirio Lobo, aspirante  del Partido Nacional. Su  victoria electoral, entonces,  se basó  en su promesa de combatir la pobreza y  las  pandillas o ‘maras’.

A menos de siete meses  del término del período presidencial de Zelaya, los graves problemas de Honduras, una de las naciones más pobres de Centroamérica, persisten. El 59% de los 7,3 millones de habitantes vive bajo la línea de la pobreza, conforme las estadísticas del Banco Mundial. Asimismo, el país continúa como  paso para el tráfico de drogas.  Además, los precios de los alimentos siguen al alza y el poder de las  pandillas se mantiene.



‘A mí se me señala como el culpable. Los golpistas dicen que derrocaron a Manuel Zelaya
por culpa mía’. 
Hugo ChávezLa defenestración de Zelaya también descubrió que este  no cuenta con el apoyo del Congreso, la Corte Suprema, la Fiscalía, cuatro de los cinco partidos políticos y las  FF.AA., ni con el respaldo  mayoritario de la población. ¿Con quién gobernaría Zelaya si  regresa ?  El politólogo  guatemalteco Martín Rodríguez Pellecer dijo a la cadena BBC que   lo que ha hecho el golpe es dejar sin futuro  a Micheletti  y al propio    Zelaya.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)