14 de agosto de 2014 00:05

Manuel Chiriboga fue un pensador del campo

Manuel Chiriboga

Manuel Chiriboga aportó con sus ideas para la construcción de una política agraria. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 9
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Negocios (I)

Académico comprometido y hombre de campo. Manuel Chiriboga inició hace más de 25 años una batalla por la defensa de sus ideas sobre el agro. Ello lo convirtió en un referente para el hombre del campo, la dirigencia indígena, diplomáticos, negociadores...

Chiriboga, quien falleció la tarde del 12 de agosto pasado tras batallar varios años contra el cáncer, nació hace 51 años en Cuenca. Su último cumpleaños, el pasado 29 de julio, lo celebró junto a sus familiares.

Desde muy joven se interesó por el comportamiento humano, principalmente en el sector rural. Viajó por todo el país y convivió con las comunidades más lejanas. Este trabajo le abrió las puertas del campesinado y de grupos indígenas, con quienes compartió trabajo y buenas relaciones, y le permitió conocer de cerca la problemática agraria del país.

Esto le llevó a estudiar en la Universidad de Lovaina, en Bélgica, la misma en la que estudió el presidente de la República, Rafael Correa.

Allí recibió una formación teórica, que le impulsó a involucrarse en el mundo intelectual y de las Ciencias Sociales. Esta última área de estudio la desarrolló en el Instituto de Altos Estudios en París y logró un posgrado de desarrollo económico en el Instituto de Países en Vías de Desarrollo.

Con estos conocimientos se involucró, en el país, con pensadores e investigadores entre los que está Marco Romero,director del área de Estudios Sociales y Globales de la Universidad Andina. 

“Compartimos una época de discusiones periódicas de la integración regional y de la participación de la sociedad civil, entre 1995 y 1998. Por supuesto todo en el ámbito agrario. Era una persona muy abierta para incorporar la visión de todos los
sectores”.

Precisamente su apertura al diálogo, le llevó a ser un buen interlocutor entre actores de varias tendencias políticas.

Luis Macas, dirigente indígena y exministro de Agricultura del gobierno de Lucio Gutiérrez, no dudó en aprovechar la experiencia de Chiriboga para apuntalar una política agrícola. Así fue como lo invitó a participar como subsecretario del Ministerio de Agricultura en el 2003.

Macas lo recuerda afable. “Una vez en una zona campesina le pasaron café con sal en vez de azúcar. Él, pese al sabor, lo siguió bebiendo tranquilamente”, recordó.

Uno de sus mayores retos fue cuando asumió como coordinador de la mesa agrícola durante la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los EE.UU., de la cual llegó a ser jefe negociador en el 2005.

Este trabajo lo desarrolló en medio de un escenario adverso y con presiones del sector indígena que no veía con buenos ojos su participación en las negociaciones.

Blanca Chancoso, dirigente indígena en esa época, aseguró que nunca aceptaron estar en el cuarto adjunto, pues querían participar directamente en el proceso. En su criterio nunca hubo un espacio para reunirse de manera prolongada para hablar sobre el tema.

Pese a esto, ella resalta la actividad investigativa de Chiriboga. Alberto Acosta, quien también ha sido crítico de los TLC, destacó en varias entrevistas el trabajo de Chiriboga y lo ha calificado como uno de los referentes en investigaciones agrarias. Pero también lo fue en la opinión pública.

Hoy, a las 08:00, Radio Quito reprisará la última entrevista concedida por Chiriboga el 21 de abril pasado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)