3 de agosto de 2016 12:29

Manifestaciones a favor y en contra de reformas a la ley de pensiones de las Fuerzas Armadas en los exteriores de la Asamblea

Uniformados en servicio pasivo, de distintos rangos, efectuaron un plantón fuera de la Asamblea Nacional ante la reunión de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores y el ministro de Defensa Ricardo Patiño. Foto: Mario Alexis González/ EL COMERCIO

Uniformados en servicio pasivo, de distintos rangos, efectuaron un plantón fuera de la Asamblea Nacional ante la reunión de la Comisión de los Derechos de los Trabajadores y el ministro de Defensa Ricardo Patiño. Foto: Mario Alexis González/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 6
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 12
Mario Alexis González
(I)

Divididos llegaron los militares en servicio pasivo y sus familias la mañana de este miércoles, 3 de agosto del 2016, a los exteriores de la Asamblea Nacional. Su objetivo: manifestarse a favor (los oficiales) y en contra (los sargentos) a las reformas que se debaten en la Comisión de los Derechos de los Trabajadores.

Desde las 10:00, esta instancia legislativa recibe en sesión al ministro de Defensa, Ricardo Patiño. Esto como parte del trámite del proyecto de Ley Reformatoria de la Ley de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Ley de Pensiones de las Fuerzas Armadas que fue presentado por el presidente Rafael Correa.

Representantes de la Asociación de Sargentos en Servicio Pasivo llegaron acompañados de sus esposas e hijos con carteles y gritando consignas. Su ideal es la “homologación” en las pensiones jubilares, en relación a las que reciben los oficiales y los sargentos que se han jubilado recientemente.

Wilson De la Torre, sargento primero retirado, indica que este proceso de unificación debió haberse hecho hace 10 años, por lo que hay casos que actualmente hay sargentos que reciben pensiones de USD 500. Por esto se manifestaron a favor de las reformas y piden que se los reciba en la Comisión.

Sobre la postura de los oficiales retirados (en contra a las reformas) indica que cada agrupación “tiene su propia lucha”. Pero, asegura que ya es hora de que ya haya equidad en el proceder de las pensiones militares.

Bolívar Silva, coronel retirado y representante ante el Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), por otro lado, lideró la presencia de los militares en servicio pasivo que rechazan las reformas, en su mayoría oficiales.

Los temas que rechazan son, entre otros, el establecimiento un promedio de los últimos cinco sueldos para determinar la pensión que un militar en servicio pasivo recibe luego de su retiro. Hasta ahora el cálculo se realiza con el último sueldo.

Han hecho un pedido para que se les reciba en la Comisión para explicar sus requerimientos, mismos que presentarán por escrito a la Asamblea Nacional. “Lo que queremos es que nuestras observaciones le permitan a la Comisión tomar las mejores decisiones”, manifiesta.

Además, reclaman que “mezclan el régimen especial de las Fuerzas Armadas con el de la Seguridad Social general. Es ilegal”, dice. Y añade que eso perjudica hasta en 30 años a los militares en servicio pasivo para alcanzar el tope máximo de sueldo.

Esto ocurre en la Seguridad Social general. Pero -dice- no se puede comparar con el régimen militar porque han servido durante 24 horas cuando están en territorio, mientras que los trabajadores normales cumplen un horario de ocho horas diarias.

Sobre el apoyo de las reformas por parte de los militares de tropa en servicio pasivo, explicó que se debe a una mala información. Puesto que les han ofrecido aumentarles la pensión al máximo. Pero aclara que esto se hará en un 3% al año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (25)
No (2)