9 de January de 2010 00:00

El Mando de FF.AA. fue a Shell a conocer más del accidente

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

La voz  del teniente de artillería Edwin Albán se  quebró ayer. “Amigos del alma, con su muerte   nos dejan un vacío incomparable. Ahora, caballeros del aire, vuelan en la eternidad con el Señor ”.

Con ese mensaje despidió  a sus compañeros de la Aviación del Ejército,  los tenientes Paúl Cadena y  Édison Narváez. Los dos fallecieron el miércoles, cuando la  avioneta  Cessna 206 del Ejército, en la que viajaban, se estrelló  en el sector de Mamayac, en  Pastaza.

30 días
es el tiempo que tardará
la junta investigadora de
accidentes en  dar su informe.

En el accidente,  cuatro conscriptos también perdieron la vida: Henry Ortiz,  Álvaro Guambo,  Edwin Analuiza y Édison Moreno. Su sepelio se realizó en  sus ciudades de origen, en Cotopaxi,  Tungurahua y Guayas. 
 
Los cuerpos de los tenientes, en cambio,  fueron trasladados al mausoleo de la Fuerza Terrestre en Quito. Llegaron a la 13:25 al cementerio de El Batán, en el norte de la urbe. Horas antes, fueron  velados en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro (Esmil), en Parcayacu. Allí también se realizó una ceremonia religiosa, a la cual acudió el Mando de las FF.AA.

Por la tarde, el jefe del Comando Conjunto (Comaco), general Fabián Varela, se desplazó a la Brigada de Selva 17 Pastaza, en Shell, acompañado por el Mando de FF.AA. Un portavoz del Comaco informó que el viaje tenía por objeto inspeccionar el sitio de la tragedia, conocer las primeras investigaciones y analizar las rutas de aeronavegación de la flota aérea militar. 

En el cementerio de El Batán, el comandante de la Brigada Aérea del Ejército, Carlos Vintimilla,  expresó  sus condolencias a los deudos de los oficiales fallecidos. “Los militares que deciden integrar la Aviación saben que la profesión tiene riesgos altos. Pero  los asumen, como en este caso, aunque a veces eso  implique entregar su vida en el cumplimiento del deber”.

El oficial  recordó que la Junta de Investigación de Accidentes (JIA) indaga desde el miércoles   las  causas del accidente. Se anunció que en 30 días se tendrá un informe.

Ayer se señaló que la avioneta cumplía tareas administrativas. “Transportaba pasajeros. Apoyaba  a los batallones de la selva”, dijo  Vintimilla. Aunque el miércoles, a través de un comunicado,  el Ejercito dijo que la aeronave “hacía tareas de  abastecimiento a las unidades militares en la ruta Taisha, La Shell”.

Ayer, dentro del mausoleo, el  teniente Albán terminó su discurso y ayudó a cargar  un féretro hasta su tumba. Sus ojos se empañaron.  Los padres de los oficiales miraron acongojados. En sus manos tenían la Bandera del Ecuador,  que el Ejército les entregó como un homenaje póstumo para con sus hijos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)