2 de enero de 2017 00:00

Manabí tiene un plan para las elecciones

En los patios de la Unidad Educativa Salesiana San José, en Manta, se colocarán carpas el día de los comicios. Foto: Mario Faustos / El Comercio

En los patios de la Unidad Educativa Salesiana San José, en Manta, se colocarán carpas el día de los comicios. Foto: Mario Faustos / El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Jorge González

Se ubica en el corazón de Tarqui, en la denominada zona cero de Manta, en Manabí. La mayor parte de la infraestructura de uno de los más grandes recintos electorales del cantón, la Unidad Educativa Salesiana San José, colapsó tras el terremoto del pasado 16 de abril del 2016.

Pero para los comicios de febrero próximo seguirá recibiendo a los electores.
 Esta vez no se receptarán los sufragios en las aulas del plantel, sino que se colocarán 72 carpas de plástico para similar número de juntas receptoras de voto. En ellas votarán 
23 760 personas. Cada carpa tendrá capacidad para las siete personas que integrarán cada junta receptora y un espacio para las dos urnas biombo.


El San José -que se ubica en la zona más devastada por el sismo- es uno de los 23 recintos electorales de Manabí que resultó con graves afectaciones. De ellos, 18 colapsaron según el Consejo Nacional Electoral. Estos establecimientos se ubican en Manta, Junín, Chone, Jama, Pedernales, Rocafuerte, Sucre, El Carmen y Portoviejo. 


De los 23, tres continuarán siendo recintos, pero con modificaciones, como es el caso de la Unidad Educativa Salesiana San José, mientras que los otros serán eliminados y reemplazados por 16 nuevos.
 Ana Arteaga, directora provincial Electoral de Manabí, refirió que hay menos porque el electorado de algunos de los recintos colapsados fue unificado en nuevos centros.


En la parroquia Tarqui (Manta), por ejemplo, dejaron de ser recintos las escuelas Ramón Virgilio Azúa, Sergio Domingo Dueñas y Eloy Alfaro. Una parte de quienes allí sufragaban ahora lo hará en el Colegio Padre Balda Cucalón (26 400 votantes) y otra parte fue anexada al padrón de la Unidad Salesiana San José.


Este último plantel perdió 32 de sus 48 aulas. Hoy su terreno –tras la limpieza de escombros- está cercado con planchas de zinc. Las calles 106, 109 y 108 que la rodean, están en mal estado y polvorientas; y aún se divisa viviendas vecinas con su estructura dañada.
El sitio, que hasta hace poco tenía acceso restringido, ya no tiene vallas que impidan el ingreso. Varios de los inmuebles ya están habitados.


Arteaga afirmó que se decidió no reemplazar a este plantel para dar facilidad de movilidad a los ciudadanos que habitan en la parroquia. Es el segundo más grande de Manta.
“No se prevé que esté listo (reconstruido) el colegio para la época electoral, por ello se decidió ubicar carpas en la parte externa donde también se pueda dar seguridad a los ciudadanos, porque las réplicas continúan”, indicó.


A varios de los vecinos les preocupa la falta de agua potable en la zona cero y la presencia de inmuebles afectados cerca del sitio. “No puede ser que ya vayamos a votar y todo el barrio esté destruido, no hay ni agua”, cuestionó el comerciante Fabián Horna.


En cambio, Vicenta López, se mostró congratulada con la noticia. “Me daba miedo tener que viajar a otro lugar y dejar mi casa botada que aún no he podido reparar”, dijo.
Arteaga explicó que durante la jornada de los comicios se aplicará un plan para enfrentar posibles desastres naturales. Para ello, el pasado 21 de diciembre se instaló en Guayaquil la Mesa de Seguridad Nacional que será la encargada de definir el procedimiento que se aplicará.

Se prevé, dijo, que la primera semana de este mes se reúna este grupo para aprobar el plan.
Como parte del plan operativo se atendieron problemas de conectividad. Arteaga explicó que solo en 149 recintos electorales de Manabí se hará transmisión de las actas el día de los comicios. Otros 104 no lo harán por falta de conexión.


Mientras, en el norte de la provincia, seguirá siendo recinto electoral el Colegio Técnico Agropecuario Pedernales. Pero los electores ya no sufragarán en las habituales salas de concreto, sino en las flamantes aulas prefabricadas que levantó el Ministerio de Educación tras el sismo para garantizar el derecho a la educación.

El padrón en ese plantel está conformado por 16 500 personas.
También, en Chone continuará siendo recinto la Escuela de Educación Básica Petra Berduga de Alcívar. Pese a que este establecimiento se derrumbó, fue reubicado en otro inmueble, a pocos metros.

Contexto

El padrón electoral en Manabí varió, aunque el cambio no fue mayor frente a las elecciones del 2014. En la actualidad hay más personas habilitadas para votar. Estas pasaron de 1,11 millones a 1,19 millones. El padrón nacional es de 12,8 millones de electores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)