22 de March de 2010 00:00

"Maldición de los Oscar": Las ganadoras son desafortunadas en el amor

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

DPA

La lista de víctimas es larga y conocida. En ella figuran Julia Roberts, Helen Hunt, Gwyneth Paltrow o Halle Berry, y ahora se acaban de sumar Kate Winslet y Sandra Bullock.

Todas estas actrices tienen algo en común: ganaron un Oscar en los últimos años. Y en todos los casos han sufrido una crisis de pareja tras recoger el galardón de cine más cotizado del mundo.

"¿Hay una maldición de los Oscar?" se preguntan ahora los medios estadounidenses y, algunos incluso parece que se lo toman en serio. Más de media docena de ganadoras han visto como su relación quebraba poco después de recoger el Oscar, estiman los diarios.

"Los Angeles Times", un diario que no peca de sensacionalista, habla de "el beso de la muerte del Oscar en las relaciones de sus ganadoras".

Y los "oscarólogos" incluso han confeccionado una curiosa estadística: ocho de las 12 últimas distinguidas pusieron fin a su relación poco después de alzar la estatuilla: Helen Hunt (1998), Gwyneth Paltrow (1999), Julia Roberts (2001), Halle Berry (2002), Charlize Theron (2004), Hilary Swank (2000, 2005) y Reese Witherspoon (2006).

Pocos días antes de que se comenzara a hablar de los problemas en la relación sentimental de Sandra Bullock (la última en recoger el premio), anunció su separación Kate Winslet, la actriz británica distinguida en 2009.

La relación sólo sobrevivió al Oscar en el caso de Nicole Kidman (2003), Helen Mirren (2007) y Marion Cotillard (2008). "Es algo curioso", apunta el diario, "que la separación siempre llega después de que las ganadoras del Oscar hayan expresado en público su agradecimiento a su marido o a su pareja.

De hecho, Witherspoon, por ejemplo, elogió a su "maravilloso marido" (y el divorcio llegó apenas un año después), Swank dio las gracias a su marido "por ser todo y haberme apoyado siempre" (el divorcio vino casi un año después) y Berry, que habló de su marido como "la suerte de mi vida", (se separó casi un año después).

Y la última en recoger el Oscar a principios de marzo fue Sandra Bullock, que al levantar la estatuilla se dirigió a su marido: "Te amo tanto y eres realmente atractivo. Y te quiero tanto".

Sólo unos días después la prensa sostenía que Jesse James había estado engañando sistemáticamente a la actriz de 45 años. El tipo, con nombre de héroe del oeste y gatillo fácil, se disculpó públicamente sin ofrecer detalles. Dijo que había causado un "dolor inmenso" a ella y sus tres hijos y se mercía "todo lo peor". Confío, continuó, en que mi familia me pueda perdonar un día. James y Bullock están casados desde el verano de 2005.

El famoso mecánico, de 40 años, que saltó a la fama con el reality "Monster Garage" tiene tres hijos de dos relaciones anteriores. En la entrega de los Oscar hace dos semanas acompañó a la actriz y dijo estar orgulloso de su esposa.

Estados Unidos se ha quedado perplejo con la mujer con la que al parecer James engañó a la querida Bullock. Mientras la actriz encaja a la perfección encarnando a la simpática vecina de al lado, la modelo Michelle "Bombshell" McGee y su cuerpo totalmente tatuado no deja de acaparar titulares. Justo en la frente se puede leer "Pray for Us Sinners" (Ruega por nosotros pecadores).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)