6 de noviembre de 2014 11:52

Un mal empleado quizás solo necesita dormir más

Ambientes adecuados, aliados del buen dormir
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 0
La Nación de Costa Rica, GDA

No rinde igual que sus compañeros. Una tarea que usualmente podría hacerse en 10 minutos, a él le toma 40. Está irritable, sensible, pasa bostezando todo el tiempo, no presta atención a las instrucciones y le cuesta tomar decisiones.

Muchos jefes lo calificarían de un mal trabajador, aunque probablemente, su desempeño mejoraría sustancialmente si tan solo pudiera dormir la cantidad de horas necesaria y con sueño de calidad.

Una caída en el rendimiento laboral es de las principales consecuencias de los trastornos del sueño, tema que fue abordado ayer en un seminario en la Universidad de Iberoamérica (Unibe).

'Si estamos con somnolencia, no solo vamos a estar más cansados -y con fatiga, si se trata de algo crónico- sino que también nuestros reflejos disminuyen, nuestro estado de alerta baja en un 30%, se pueden sufrir cambios en el estado de ánimo y, lo que es peor, podemos caer en periodos cortos de sueño', enumeró Lilliana Estrada, médica especialista en el tema.

'Esta condición de somnolencia es diferente según el tipo de trabajo. En una oficina, podemos quedarnos dormidos sin más consecuencia física que golpearnos contra la computadora, pero esto nos podría llevar a un despido.

'Sin embargo, en el caso de peones agrícolas, trabajadores de maquila o choferes de bus, esto podría poner en riesgo su vida y la de otras personas', añadió Estrada.

Horarios alternos

Según los especialistas, los problemas más serios se dan en personas con horarios alternos de trabajo, que una semana laboran de día y a la siguiente de noche, y así sucesivamente.

'Es algo muy difícil, porque estas personas pasan constantemente en un estado similar al del jet lag (también conocido como síndrome de descompensación horaria).

Para ellos, los consejos no son válidos, porque su horario no es fijo. La situación podría empeorar cuando les toca el turno nocturno, pues la calidad de sueño es mejor de noche', aseguró el estadounidense Daniel Skenderian, un psicólogo clínico con especialidad en fisiología del sueño.

Tales casos no se pueden resolver fácilmente, ya que cambiar de puesto o de empresa no es una opción para la mayoría de la gente.

A ellos, los expertos les aconsejan tratar de que sus horas de sueño durante el día sean en un ambiente oscuro y con poco ruido.

No es lo mismo

Tener un sueño reparador no solo es uno de los placeres de la vida; también ayuda a mantener el bienestar integral del organismo.

Según ha explicado el doctor Ariel Miremberg, experto en medicina del sueño, la importancia de dormir bien radica en que mientras la persona descansa, el cuerpo se recupera, pues recobra la energía y de esta manera puede realizar todas sus funciones al día siguiente. Eso sí, él advierte de que dormir no es lo mismo que descansar.

'Un sueño reparador significa un sueño que restaura y le permite a la persona hacer todas sus actividades sin sentirse cansado, fatigado o somnoliento. Debe existir un equilibrio entre la calidad y la cantidad de horas de sueño', detalló el especialista costarricense.

La falta de sueño reparador promueve la depresión, el sobrepeso, las alteraciones cardiovasculares, deteriora la memoria y hasta la voluntad de ejercitarse.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)