11 de junio de 2017 00:00

Mafias usan negocios en quiebra para lavar dinero

La Policía presenta las evidencias de un operativo de lavado que se realizó en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La Policía presenta las evidencias de un operativo de lavado que se realizó en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 18
Triste 2
Indiferente 5
Sorprendido 4
Contento 16
Fernando Medina
Redactor (I)
fmedina@elcomercio.com

La oferta llegó una tarde de abril del 2016. Un hombre se presentó ante el gerente de una empresa de muebles en Guayaquil y dijo ser un inversionista. Le ofreció USD 100 000 para salvar al negocio, pues estaba en proceso de quiebra.

La única condición era que el dinero y las ganancias debían ser devueltos en tres años.

Ese caso llegó a la oficina de la Policía encargada de investigar el lavado de dinero. Y los agentes que rastrearon el movimiento de dinero contaron a este Diario que “de un momento a otro”, esa empresa, de Guayaquil, comenzó a generar ganancias “inusuales”.

En abril del año pasado, sus ingresos eran de USD 8 000 mensuales, pero a marzo de este año la cifra ascendió a USD 25 000. Por eso saltaron las alertas y ahora la Policía y la Fiscalía hablan de una nueva modalidad que las mafias utilizan para limpiar el dinero que proviene de las drogas.

Las indagaciones señalan que esta vez los narcos apuntan a empresas con problemas económicos. Estos negocios están relacionados con la agricultura, pesca, madera y en compañías familiares. Antes, las mafias lavaban dinero a través de discotecas, bares y restaurantes.

¿Por qué cambiaron de estrategia? La razón principal son los controles policiales. Estos últimos establecimientos son monitoreados permanentemente, según los fiscales.

Además, aseguran que era fácil de identificar cómo en esos sitios se introducía dinero ilegal, pues sus dueños no podían justificar los ingresos económicos reportados.

Así, en el 2016, la Policía decomisó USD 12,7 millones por lavado de activos producto del narcotráfico en el país, mientras que entre enero y el 20 de mayo de este año, se ha incautado USD 5,9 millones.

Por ahora, los agentes investigan dos empresas ubicadas en Manta, pues no se descarta que hayan recibido aportes de Gerald Prado, actualmente detenido en Colombia y quien era conocido como el ‘Pablo Escobar ecuatoriano’. Él es acusado por tráfico de drogas, pero también se indagan nexos con lavado de activos.

Estos datos se levantaron luego de hallar USD 17 millones encaletados en inmuebles ubicados en Manta y Guayas.

De acuerdo al rastreo que hicieron los uniformados, Prado tenía un equipo que identificaba los negocios en quiebra para introducir fondos. Esos locales estaban, especialmente, en la frontera norte.

En Quito también hay empresas indagadas. La Unidad de Antinarcóticos dice que tienen casos de empresarios que sí recibieron aportes de inversionistas que nunca se identificaron. Por ejemplo, una distribuidora de víveres denunció que le entregaron USD 8 000.

En la denuncia, el dueño del local cuenta que la justificación de los sospechosos era que el dinero provenía de una multinacional que invertía en empresas con proyección, pero luego les dijeron que era una cooperativa de préstamos y que debían devolver el capital en un año y medio.

Los agentes dicen que esta es otra modalidad de las mafias. Simulan ser entidades financieras del extranjero. Les ofrecen montos elevados a poco interés. Los ejecutivos de los supuestos bancos llaman a los empresarios y les indican que solo tienen que firmar un contrato y son aprobados sin garantes ni hipotecas. El dinero es trasladado directamente por presuntos ejecutivos y dejan en las empresas o negocios. Allí alertan a los “beneficiarios” que depositen en los bancos montos pequeños para no levantar sospechas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (32)
No (5)