5 de mayo de 2017 23:54

Macron denuncia pirateo masivo en último día de campaña electoral en Francia

Una imagen que muestra a los candidatos presidenciales Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Foto: Eric Feferberg / AFP

Una imagen que muestra a los candidatos presidenciales Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Foto: Eric Feferberg / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

El centrista Emmanuel Macron, favorito de cara a las elecciones del domingo en Francia frente a la líder de extrema derecha Marine Le Pen, denunció en los últimos minutos de la campaña una operación en su contra mediante un “pirateo masivo” de documentos.

La campaña oficial concluyó el viernes a la medianoche. Minutos antes, varios gigas de archivos internos del equipo de Macron, incluyendo correos electrónicos y documentos de contabilidad, fueron diseminados en las redes sociales a través de un página difundida por el sitio Wikileaks y viralizada en Twitter por la extrema derecha.

El equipo de Macron denunció de inmediato “una acción de pirateo masivo y coordinado”, estimado que la operación, lanzada “en la última hora de la campaña oficial” , “constituye de manera manifiesta una desestabilización de la democracia”.

“¿Podrán las #Macronleaks enseñarnos cosas que el periodismo de investigación calló deliberadamente?”, tuiteó por su parte Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional, el partido de extrema derecha que lidera Le Pen.

Abucheos e insultos 
Los dos candidatos cerraron el viernes una pugnaz campaña para intentar conquistar los votos que ambos necesitan de muchos electores que no simpatizan con ninguno de los dos.

Macron fue abucheado el jueves en un acto electoral y el viernes Le Pen fue insultada en Reims (noreste) al visitar por sorpresa la catedral donde se coronaban a los reyes franceses.

Centenares de estudiantes se manifestaron además en París para rechazar a ambos candidatos.

El hecho de que los dos se presenten como candidatos “antisistema” ha sido insuficiente para atraer a muchos votantes, pese a que en la primera vuelta del 23 de abril éstos dijeron “ basta ” a los partidos tradicionales (conservadores y socialistas) .

A Macron, de 39 años, exbanquero y exministro de Economía del impopular presidente socialista saliente, François Hollande, se le reprocha su política liberal y se le acusa de representar los intereses de la clase empresarial y pudiente.

Le Pen, de 48 años, pese a sus esfuerzos de romper con la imagen antisemita y xenófoba del Frente Nacional, es rechazada ampliamente por su política antiinmigración, antieuropea y su voluntad de desconectar a Francia de la globalización.

El botón del arma nuclear
Un sondeo publicado este viernes acrecentó la ventaja de Macron sobre Le Pen, al obtener 61,5% de intenciones de voto, frente a 38,5% para la ultraderechista.

El número de indecisos sería del 16% y la abstención podría ser netamente superior a la de la segunda vuelta de 2012, cuando fue próxima al 20%.

Una de las incógnitas es qué harán buena parte de los simpatizantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon (19,6% de los votos en la primera vuelta) , que rechazan elegir entre “la peste” y “el cólera” .

La campaña, una de las más virulentas que se recuerdan en Francia, tuvo un punto de inflexión con el debate televisado del miércoles, en el que Le Pen se mostró muy agresiva con Macron. Desde entonces, éste acrecentó su distancia en los sondeos.

El presidente Hollande dijo que Macron “debería” obtener el domingo “la puntuación más elevada” frente a la extrema derecha y advirtió sobre el riesgo de poner “el arma nuclear” en manos “de cualquiera”, en alusión a Le Pen.

De ganar, Macron dijo el viernes que ya tiene decidido quién será su primer ministro, aunque no lo anunciará hasta el “ traspaso de poderes ” , como muy tarde el 14 de mayo.

La amenaza yihadista 
El último día de la campaña estuvo además marcado por nuevas inquietudes en materia de seguridad, luego de que un presunto islamista que había jurado lealtad al grupo extremista Estado Islámico (EI) fuese detenido cerca de una base militar en Évreux, al noroeste de París.

El detenido es un exmilitar de 34 años que estaba siendo vigilado por su radicalización. En su auto se halló una grabación en la que jura fidelidad al EI, así como banderas del grupo yihadista.

En un matorral cercano a la base se encontraron un fusil, dos pistolas y municiones. Los investigadores tratan de aclarar si pretendía llevar a cabo un atentado o si se trataba de una etapa preparatoria.

Francia se halla en estado de emergencia tras la ola de atentados yihadistas que se cobró 239 víctimas desde 2015.

El último ataque tuvo lugar tres días antes de la primera vuelta de las presidenciales, que se saldó con un policía muerto en los Campos Elíseos de París.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)