20 de January de 2010 00:00

El lunes aumenta el trajín en Ambato

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sierra Centro

Caminan presurosos  por las sinuosas  calles de Ambato. Llevan en sus manos canastos y costales de yute  llenos de productos que cosechan en sus chacras.
En fundas plásticas o en pequeñas carteras  guardan el dinero, las recetas,  los comprobantes del agua, teléfono, del préstamo...

Cada lunes miles  de campesinos e indígenas, ataviados  con ponchos,  sombreros  y  chalinas,   viajan en camionetas y buses desde Quero, Mocha y de los otros siete cantones de Tungurahua. Llegan   a la feria que se realiza en los 10 mercados que funcionan en el centro de Ambato.

Cuatro consejos
En Ambato,   los sitios más peligrosos para transitar son las calles Espejo, 12 de Noviembre,  Juan Benigno Vela y Olmedo, en el centro de la ciudad. En estos lugares a diario ocurren asaltos y robos. 
Para transitar  por estos lugares se recomienda no llevar aretes de oro ni cadenas ni relojes.  Cerca de los mercados hay retenes policiales. Allí puede denunciar sobre la presencia de sospechosos.  
 En la segunda planta  del Mercado Modelo, en las calles Espejo, entre Juan Benigno Vela y Tomás Sevilla, hay un patio de comidas. Los precios son cómodos. Un  almuerzo cuesta USD 1,25.  
 En el parque  12 de Noviembre funciona una dependencia de la Unidad de Policía Comunitaria. En caso de  una emergencia también se puede llamar al 101  de la Policía. El lunes hay más policías en las calles.

A más de vender los productos, la  gente aprovecha para realizar trámites.   El trajín empieza a  las 06:00.     A esa hora las calles  12 de Noviembre, Juan Benigno Vela, Olmedo y Tomás Sevilla están  llenas de vendedores.

José Manuel Quishpe  llegó a las 08:00. Vive en  la comunidad  Pungoloma, de la parroquia Pasa, a una hora y media de la ciudad.

Alquiló una camioneta para transportar nueve quintales de papas  al  Mercado Mayorista. El flete costó USD 20.

Vendió cada quintal  en USD 25. “El precio está bueno, en otras semanas estaba en USD 5 el saco”.  Obtuvo USD 225, de los cuales, USD 50 los destinó para comprar 10 libras de arroz, cinco de azúcar, fideo, aceite, pan y gaseosas en una tienda de la plaza José María Urbina, en el centro.

“En la ciudad hay más variedad. En la  casa tenemos leche, legumbres y hortalizas para comer”.

Quishpe aprovechó  el viaje para ir con su esposa, María, hasta el Hospital de Ambato. “Hace un mes le operaron de las várices. Gracias a Dios está bien”.


A la casa de salud también llegan padres  con sus bebés,  para que reciban las vacunas. “Luego de vender, corro al hospital. En Pucaucho   no hay centro de salud”, contó   Yolanda Cayambe. Ella oferta gallinas. 

Los lunes,  los bancos, las cooperativas, centros de abasto,  los centros de salud y las oficinas de los ministerios están llenos.

Según un estudio realizado por el Movimiento Indígena de Tungurahua (MIT), más de 60 000 personas vienen a la ciudad.

“El lunes es el día de concentración de las comuneros. Incluso, los dirigentes visitan las oficinas para conocer las resoluciones del Movimiento”, afirmó Manuel Ainaguano, presidente del MIT. 

Cerca del Hospital de Ambato está el Centro de Mercadeo de Ganado. Allí,  Rosa Jordán, de la parroquia Juan Benigno Vela,  vendió dos terneros en USD 600. Guardó el dinero en una funda de plástico y fue a la cooperativa Mushuc Runa, una de las más grandes de Ambato.

Por la afluencia, los lunes se abren cuatro ventanillas más. Luis Alfonso Chango, gerente de la entidad, afirmó que se atiende  a   10 000 personas.

4 000 visitan el área de crédito y 6 000 depositan su dinero o pagan sus créditos.

Las transacciones financieras en ese día sobrepasan los USD 300 000. “El lunes es el día más agitado en la ciudad”.

Manuel Silva es de la comunidad de Pucaucho, también ubicada en Pasa. Siembra avena. El lunes recibió USD 70 por la venta de dos quintales, en el mercado José María Urbina. 
También fue al Municipio. El agricultor cruzó las calles corriendo y mirando los semáforos. “En la ciudad, los carros pasan rapidísimo”.

En el trayecto se encontró con su paisano Ausebio Yanchaliquín.  “¡Mashi¡ (compañero), para dónde va”, gritó  este agricultor que siembra  maíz y cebada.

A él  le gusta recorrer la avenida Cevallos  y mirar las vitrinas de los grandes almacenes. A veces trae a sus tres hijos  que ayudan  a vender la cosecha en el mercado.

“En la ciudad hay todo. Para quienes vivimos en el campo, lo que encontramos acá es una novedad. Viajo todos los lunes”.

Yanchaliquín regresó al mediodía a su pueblo.   Su paisano Manuel Silva  viajó más tarde.

El próximo lunes ambos volverán a la ciudad, al igual que miles de campesinos de la provincia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)