26 de March de 2015 13:46

Tragedia aérea golpea a Lufthansa: 'Ni en nuestras peores pesadillas'

Gendarmes franceses y los investigadores trabajan en los escombros esparcidos en el lugar del accidente del A320 Germanwings Airbus que se estrelló en los Alpes franceses en 26 de marzo 2015 por encima de la ciudad suroriental de Seyne. Foto: AFP.

Gendarmes franceses y los investigadores trabajan en los escombros esparcidos en el lugar del accidente del A320 Germanwings Airbus que se estrelló en los Alpes franceses en 26 de marzo 2015 por encima de la ciudad suroriental de Seyne. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Agencia DPA

La compañía aérea alemana Lufthansa volvió a sufrir hoy un duro golpe, en esta ocasión, contra el que es el gran orgullo de la mayor aerolínea europea: sus pilotos.

Desde que se dio a conocer la noticia del accidente del Airbus 320 de Germanwings el martes en los Alpes franceses con 150 personas a bordo, Lufthansa salió enseguida a defender los controles técnicos y de calidad de su compañía de bajo coste para intentar acallar las voces que apuntaban a una cierta laxitud en pro del ahorro. Nada hacía presagiar que la historia daría hoy un giro tan drástico.

La fiscalía francesa anunció, en base a las grabaciones de cabina recuperadas en la caja negra del avión, que el copiloto aprovechó una salida del piloto de la cabina para encerrarse en ella y estrellar el avión de manera "consciente" y "voluntaria".

"Las nuevas informaciones procedentes de Francia nos han dejado consternados", afirmó poco después el presidente de Lufthansa, Carsten Spohr. "Ni en nuestras peores pesadillas hubiéramos podido imaginarnos una tragedia así".

Las preguntas no tardaron en surgir. ¿Qué llevó al copiloto a estrellar el avión? ¿Fue un acto terrorista? y la más importante, ¿qué criterios de selección usa Lufthansa a la hora de escoger a sus pilotos para que uno de ellos pueda hacer algo así?

Lufthansa salió al paso mostrando su "plena confianza" en sus pilotos. "Son y siguen siendo los mejores del mundo (...) para mí esto que ha pasado es un trágico caso aislado", explicó Spohr al mismo tiempo que aseguró que sus pilotos son elegidos de manera muy "cuidadosa".

La compañía aérea se esforzó en dejar claro que el caso de este copiloto es un hecho aislado y que a pesar de que los candidatos pasan exámenes tanto cognitivos como de aptitud bajo los más estrictos estándares de seguridad, nadie puede descartar por completo una tragedia de este calibre.

Sin embargo, reconoció que aunque se hacen análisis anuales a los pilotos, no se realizan tests psicológicos explícitos después de su periodo de formación. Asimismo, indicó que los pilotos de Lufthansa reciben la misma formación y son sometidos a los mismos exámenes que los pilotos de Germanwings.

De la misma opinión se mostró el sindicato de pilotos Vereinigung Cockpit (VC), al señalar que los test psicológicos para los pilotos de Lufthansa son "suficientes". "Para contratar a un piloto se le somete a uno de los test más duros del mundo", declaró a la agencia dpa Jörg Handwerg, portavoz del sindicato.

A pesar de todo la compañía aseguró que realizará un análisis de los controles y métodos de selección para ver si se pueden mejorar. De momento, Lufthansa se niega a entrar en especulaciones sobre los motivos que pudieron llevar a este alemán de 28 años crecido en Montabaur -una pequeña ciudad del oeste de Alemania- a perpetrar esta tragedia para la que en su opinión, la palabra "suicidio" se queda corta.

El copiloto comenzó su formación en 2008 en la escuela de aviación de Lufthansa en Bremen, pero la interrumpió durante unos meses. "No podemos decir por qué", dijo Spohr al informar de ello. Posteriormente estuvo en la lista de espera de la compañía, "algo normal", hasta que en 2013 obtuvo un puesto como copiloto.

La formación dura entre 29 y 33 meses. Tras los primeros seis meses de teoría, reciben cuatro meses de formación en Phoenix, en Arizona, donde realizan sus primeros vuelos con aviones de un solo motor.

Tras su regreso a Bremen practican en simuladores de vuelo y posteriormente vuelan con un avión Cessna Citation. Los pilotos se forman en Bremen no sólo para Lufthansa, sino también para otras compañías.

Lufthansa se enfrente ahora a una dura crisis de fiabilidad tras verse golpeada por lo que ha calificado como "un enorme enigma" y "el suceso más horrible en la historia de la empresa".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)