28 de junio de 2016 11:37

Los dueños de locales hablan de ventas bajas, a casi dos meses del cierre del tránsito en la Jipijapa

Trabajos de la estación del Metro en el sector de la Jipijapa. El cierre de la avenida Amazonas entre Thomas de Berlanga e Isla Tortuga. Foto : Galo Paguay / EL COMERCIO

Trabajos de la estación del Metro en el sector de la Jipijapa. El cierre de la avenida Amazonas entre Thomas de Berlanga e Isla Tortuga. Foto : Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Isabel Alarcón

A casi dos meses del inicio de la construcción de la parada Jipijapa del Metro de Quito, los negocios que están en los alrededores empiezan a sentir los efectos de la obra. El cierre del paso vehicular en la avenida Amazonas, entre las calles Isla Tortuga y Tomás de Berlanga, incide en las ventas bajas.

Ante esto, los propietarios esperan que se cumplan los plazos establecidos para los trabajos y que, a partir de octubre, la situación se normalice. Para ese mes se anunció la finalización de los trabajos que obligan a suspender el paso.

“Las personas creen que estamos cerrados”, dice María del Naranjo, asistente de gerencia de una ferretería ubicada en este tramo. Solo pocos ingresan durante el día a este lugar, mientras que antes la gente acudía constantemente. Así lo explicaron este martes 28 de junio del 2016, dueños y empleados de tiendas, locales de comida y de venta de todo tipo de mercadería.

Aunque en ambos extremos de la zona cerrada hay carteles que indican que el paso está habilitado para los peatones, esto no es suficiente para estos propietarios. También hay rótulos que explican que las tiendas están atendiendo normalmente.

Los locales comerciales en el sector de la Jipijapa fueron afectados por las obras de construcción del Metro de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Los locales comerciales en el sector de la Jipijapa fueron afectados por las obras de construcción del Metro de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Las ventas han bajado en un 50%, dice del Naranjo. En otro negocio de alfombras cercano la situación es más grave. Según su propietario, desde hace dos meses ya no vende sus productos. “Prácticamente no viene nadie”, admite. Su esperanza es que en octubre, como les informaron en la socialización, ya se terminen estos trabajos y puedan volver a la normalidad.

Los empleados de una tienda de alimentos también consideran que las ventas ya no son las mismas de antes. Es poco frecuente que los peatones que utilizan este paso se detengan a comprar y las personas ya no van exclusivamente para hacer sus compras en estas tiendas.

El cierre de la vía no ha generado congestiones en esta zona. El desvío se habilitó sobre el parque Isla Tortuga que conecta con la calle Juan de Azcaray. Constantemente los agentes de tránsito se ubican en este sector para evitar complicaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (5)