21 de enero de 2016 00:00

Cuatro opciones para prevenir daños por lluvias

En Monjas Alto, sobre la autopista General Rumiñahui, se colocaron plásticos para evitar deslizamientos de tierra. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

En Monjas Alto, sobre la autopista General Rumiñahui, se colocaron plásticos para evitar deslizamientos de tierra. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Valeria Heredia

La organización y la educación de la ciudadanía son fundamentales para prevenir eventualidades como inundaciones, deslizamientos de tierra y colapsos estructurales que ocurren por las intensas lluvias. También son clave el trabajo y la respuesta de los entes municipales a los requerimientos de los ciudadanos.

Desde octubre hasta lo que va del año se han presentado 525 reportes de emergencias de este tipo y con diversa intensidad. La mayoría se registró en noviembre, según información del ECU 911.

Para evitar estos eventos lo importante es la prevención. En época de lluvia, la ciudadanía tiene la opción de pedir a las empresas municipales la limpieza o el mantenimiento de sumideros, alcantarillas... y apoyo para ejecutar mingas en los barrios (ver infografía).

La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) recibe, al menos, 15 000 órdenes de trabajo al año. Los pedidos van desde la limpieza de sumideros, ruptura de tuberías, alcantarilla hasta hundimientos.

Estos son atendidos directamente o direccionados a otra entidad, indicó Luis Burbano, subgerente de Saneamiento. Esta dependencia, además, se encarga de la limpieza de 120 000 sumideros y 12 pasos a desnivel.

Además, están los trabajos periódicos en 112 colectores en las zonas de quebrada.

Sin embargo, la prevención no solo es de la autoridades sino de la comunidad. En los diferentes sectores se han organizado para hacer mingas. Hay varias opciones. Los pobladores realizan la limpieza de sus frentes o también pueden comunicarse con Emaseo para realizar una minga.

El trámite es sencillo. Primero se llena el formulario en la página web. Luego se hace la inspección y la difusión entre la comunidad con los técnicos de la empresa. Se agenda el día de la minga y los moradores se comprometen a acudir con escobas, palas, guantes, mascarillas... Aquí, las personas se dedican a limpiar las calles, depositar sus tereques, sacar las hierbas, recoger la basura, incluso, clasificarla.

Emaseo ha gestionado 13 mingas en sectores como Atucucho, Toctiuco y más, desde octubre hasta lo que va de este mes. Se recolectaron 200 toneladas (t) de escombros, 41 de residuos voluminosos y 17,5 t de desechos sólidos.

En las mingas, las personas pueden sacar sus llantas, muebles... Se aprovecha para la limpieza de calles y espacios verdes, cuenta Mario Balanzategui, coordinador general de Planificación de Emaseo. “Interactuamos con la ciudadanía. Se harán unas cuatro mingas semanales”.

Otra de las acciones son los llamados ‘velos negros’ en las pendientes de sectores como Orquídeas, La Argelia, Monjas Alto, entre otros. Se colocan para evitar deslizamientos de tierra. Judith Riera, dirigente de Orquídeas, cuenta que la mayoría lo hace para proteger sus viviendas, ya que se encuentran cerca de las pendientes. Pero se necesitan soluciones integrales, dice.

En otro sector de la urbe, en el barrio Luz Baja, en Los Chillos, los pobladores también han realizado actividades para evitar inconvenientes por las lluvias. Por ejemplo, se gestionó el relleno de la quebrada y en ese lugar hay un parque infantil.

Adicionalmente han realizado trámites para la limpieza de la zona y el mantenimiento de las jardineras.

Estas gestiones fueron necesarias, ya que en años anteriores la quebrada, que estaba llena de basura, se taponaba y provocaba inundaciones.

En el Distrito hay 90 barrios susceptibles a movimientos de masa o deslizamientos de tierra. A estos se suman 53 más que son vulnerables a inundaciones. Sobre estos espacios se ha establecido un sistema de monitoreo para saber si se presenta alguna eventualidad, sostuvo Alejandro Terán, director metropolitano de Gestión de Riesgos de Quito.

Terán explica que el Cabildo realiza obras de prevención como una medida para evitar daños durante la temporada invernal. Indicó que las primeras entidades a las que deben acudir las personas son las administraciones zonales para gestionar obras que eviten la caída de muros que puedan comprometer las viviendas u otras estructuras. “Nosotros hacemos la evaluación y priorizamos las obras en los predios municipales. En los que son privados no se ejecutan obras”, precisó.

En contexto

Las acciones de prevención son primordiales en época de lluvia. No solo de parte de las autoridades sino de la ciudadanía, ya que con el trabajo conjunto se pueden evitar daños por eventualidades naturales. El reto: la educación y la concienciación ciudadana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)