1 de March de 2010 00:00

Lista negra

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Benjamín Rosales

El grupo de G-20, que actualmente tiene 33 miembros, por recomendación del GAFI, ha colocado a Ecuador, junto a Irán, Corea del Norte, Angola y Etiopía, en la lista de países que presentan deficiencias estratégicas en la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo.  Esta inclusión tiene graves y adversas consecuencias a los esfuerzos ecuatorianos por financiar inversiones y aumentar las exportaciones no petroleras.

Es sorprendente que Ecuador esté incluido en esa lista, puesto que el sistema bancario nacional, bajo la supervisión de la Superintendencia de Bancos es bastante estricto en el control de movimientos bancarios de sus clientes, para evitar movimientos de fondos ilícitos, y es notorio el positivo resultado en la lucha contra el narcotráfico;  por lo que debemos deducir, como lo ha hecho la ABPE, que nuestro país ha sido incluido en ese grupo  principalmente por los acuerdos de cooperación, inclusive bancarios, que ha firmado con Irán, país reconocido como cooperante con el financiamiento del terrorismo.

El presidente Correa defiende el derecho soberano de Ecuador de estrechar relaciones con cualquier país del mundo, sin embargo, cuando lo hace con una nación que está en rebeldía internacional, los perjuicios pueden superar a los beneficios y el uso de ese derecho convertirse en una soberana estupidez.   Para evaluarlo, debemos conocer: ¿cuánto exportamos a Irán?, ¿cuáles proyectos de desarrollo nos ha financiado ese país?,  ¿qué beneficios ha obtenido Ecuador con el establecimiento de Embajada y oficina comercial?; y por otro lado, ¿como nos perjudica estar de migas con los ‘chicos malos’ del planeta?, ¿cuánto nos afecta estar en la lista negra de la GAFI?,  ¿podremos también perder preferencias arancelarias que nos dan naciones con las que tenemos beneficios económicos?

El ejercicio de la soberanía nacional por parte de los mandatarios de los Estados debe tener el objetivo de impulsar el bienestar de sus pueblos.  Nada concreto en beneficio de Ecuador ha habido, en la inusual relación con un país con el que no tenemos afinidades históricas ni comerciales.  Si la relación con la  antigua Persia, liderada por el controvertido Ahmadinejad, es perjudicial,  es hora de revisarla, más ahora que incluso Rusia se siente afectada por la intención iraní de fabricar armas atómicas, a lo que se oponen  la Unión Europea, Israel, EE.UU. y otras naciones desarrolladas.

Continuar haciendo fieros a la comunidad internacional para demostrar nuestra soberanía es una tamaña tontería y un sonso antojo presidencial.  ¡Ejerzamos el derecho soberano con responsabilidad para beneficio del pueblo ecuatoriano!

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)