29 de abril de 2016 13:55

Limpieza de escombros y mingas en Flavio Alfaro; las fiestas fueron suspendidas

Las fiestas de cantonización en Flavio Alfaro, provincia de Manabí, fueron suspendidas- Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

Las fiestas de cantonización en Flavio Alfaro, provincia de Manabí, fueron suspendidas- Foto: Juan Carlos Pérez / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Bolívar Velasco

En el cantón Flavio Alfaro, provincia de Manabí, en la costa del Ecuador, se inició la fase de evaluación de los daños causados por el terremoto del 16 de abril del 2016.

El movimiento telúrico provocó afectaciones en 500 viviendas y edificios de la zona rural y urbana de esta jurisdicción de 25 000 habitantes, según el Municipio.

Dejó cinco personas fallecidas a causa del desplome de las estructuras. La evaluación se realiza a la par de la demolición de las viviendas. Sus propietarios aceptaron voluntariamente que la maquinaria del Municipio proceda a derrocarlas.

Este viernes 29 de abril del 2016, cinco casas que resultaron cuarteadas y con paredes caídas fueron desmontadas. Este viernes 29 de abril del 2016, Flavio Alfaro cumple 28 años de cantonización y entre sus habitantes no cabe lugar para pensar en festejos.

El territorio despertó pensando en cómo recuperarse de las pérdidas y como todos los días después del terremoto realizan mingas de limpieza y tratan de recoger lo poco que quedó dentro de las casas derruidas.

A la minga se han sumado cuadrillas de funcionarios de la Empresa Eléctrica Quito que ayudan a restablecer el servicio de energía eléctrica. También hay volquetas que recogen los escombros de bloques y ladrillos desplomados. En los negocios limpian el polvo impregnado en las vitrinas.

El alcalde Eduardo Cedeño aseguró que de a poco el orden se restablece en el cantón con ayuda de instituciones y organizaciones de otras provincias.

Además de la Empresa Eléctrica Quito, se encuentran en Flavio Alfaro los bomberos de la capital y una delegación de casacas rojas de España. Entre otras labores ayudan a que el agua potable sea permanente en los seis refugios que se instalaron para acoger a los albergados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)