13 de March de 2010 00:00

La liberación del rehén más antiguo de las FARC es inminente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Santiago Zeas. Corresponsal en Bogotá

El fin del cautiverio del cabo Pablo Emilio Moncayo, el secuestrado que mayor tiempo lleva en poder las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), está cerca de cristalizarse.

En las últimas horas el proceso de liberación ingresó en su recta final, con el objetivo de concluir con los más de 12 años de plagio y pesadilla de Pablo Moncayo y su familia.

Por ello, a no ser que un imprevisto de última hora cambie el rumbo del acuerdo entre el gobierno de Álvaro Uribe, las FARC y los facilitadores, en cerca de 10 días el soldado Moncayo se librará de sus captores.

Al menos ese fue el anhelo expresado ayer por su padre, el profesor Gustavo Moncayo, quien por 12 años ha hecho todas las gestiones a su alcance para lograr la liberación. “Su liberación sería entre el 14 y 16 de marzo”.

Si bien el profesor Moncayo confía que en esta ocasión se concrete la liberación de su hijo,  reiteró su pedido para que el gobierno de Álvaro Uribe no vaya a poner trabas de última hora que entorpezcan el proceso.

A su juicio, solo resta que el Presidente colombiano autorice la suspensión de cualquier operación militar que evite que se estropee las labores de rescate, en la que colaboran la Cruz Roja Internacional, la Iglesia Católica, la senadora Piedad Córdoba y el Gobierno de Brasil.

De hecho, el Secretariado de las FARC prácticamente cumplió con su parte del trato para que se efectivice la salida de Moncayo, quien es su rehén desde el 21 de diciembre de 1997.

Esta  semana la cúpula del grupo guerrillero entregó a la senadora Piedad Córdoba las coordenadas donde procederá a entregar a Pablo Emilio Moncayo, así como al soldado Josué Daniel Calvo y los restos mortales del capitán Julián Guevara, quien murió durante su cautiverio.

De hecho, Córdoba anunció que entregará el punto geográfico del sitio de la liberación solo cuando el operativo de rescate esté en marcha y existan todas las garantías. Por eso, también reiteró su llamado para que el gobierno de Uribe preste todas las garantías para que se efectivice la entrega de los dos uniformados y de los despojos de Guevara.

Ante el avance del proceso y la presión de la opinión pública por este caso, el Régimen colombiano ha optado por comprometerse públicamente en brindar las garantías del caso para que se cristalice el operativo.

En efecto, la tarde de ayer, el Ministro de Defensa colombiano, el agregado militar brasileño y los delegados de la Cruz Roja Internacional y de la Iglesia Católica suscribieron el protocolo de seguridad, que será aplicado para hacer posible la liberación de Pablo Emilio Moncayo.

De ahí que una vez finalizada la reunión, la Cruz Roja  anunció que el proceso es “irreversible” y no habrá marcha atrás. Entre los puntos del acuerdo se fijó que 48 horas antes del operativo de rescate, las Fuerzas Armadas suspenderán cualquier operativo en la zona donde la guerrilla entregará a los plagiados.

Igualmente se definió que se emplearán helicópteros y tripulación brasileños y que las únicas personas autorizadas para estar en el vuelo serán la senadora Piedad Córdoba,  monseñor Julio Prieto y personal de la Cruz Roja Internacional.

El único pero que ha puesto el Ministerio de Defensa colombiano es que la suspensión de las acciones militares será a partir del próximo martes, ya que por las elecciones legislativas del domingo no se puede dejar sin control ninguna localidad de Colombia.

Calvo está enfermo

En un comunicado firmado desde las montañas de Colombia, las FARC aseguraron que es delicado el estado de salud del soldado Josué Calvo.

Según la guerrilla, el uniformado ha experimentado un deterioro en sus condiciones físicas, por lo cual es cargado por los subversivos que lo custodian.

Según adelantó la senadora Piedad  Córdoba, las dos liberaciones serán las últimas de carácter unilateral que realizará las FARC. La guerrilla aún tiene en su poder a 23 uniformados.

Funcionarios brasileños  llegaron a Colombia para diseñar la logística del operativo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)