12 de December de 2009 00:00

La Ley de Comunicación (III)

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Renny Gustavo Vega Jaramillo

Creo que como muchos y cada vez más ecuatorianos rechazamos no solamente esta ley que va en contra de todo principio de comunicación y libertad de expresión, sino que,  si somos lo suficientemente analíticos, cada nueva ley,  como la de Educación Superior, por poner otro ejemplo, se relaciona y complementa por designio de su majestad.

Ahora todos debemos someternos a la voluntad suprema e irrefutable de quien ostenta la primera magistratura.

No solamente  que someternos a escuchar una sola estación de TV en varias versiones oficialistas, sino también radioemisoras, prensa escrita y hasta seguir sus designios de cómo preparar a nuestros hijos en escuelas, colegios, universidades.

No está muy lejano el momento en que los ecuatorianos despertemos de este letargo generado por la violencia en la que vivimos, por la  represión de ideas, decisiones y pensamientos contrarios al Régimen.

 Nuestros descendientes terminarán “estudiando y formándose” según no su vocación, decisión y libertad de elección, sino por decisión y conveniencia de su majestad y el “estado soberano”, tal cual el comunismo caduco en la isla del caribe, de la cual nos hemos convertido en “importadores y repetidores”.

Cada vez son mayores lo peligros a los que la sociedad se  somete, uno de ellos ya se inició con el censo de vivienda y activos personales, patrimoniales, empresariales que hemos logrado  en su mayoría  con mucho esfuerzo  y sacrificios.

Es hora como ya muchos decimos, de despertar de esta pesadilla, de combatir estos proyectos de ley que no deben llegar a ser realidad.

Los ecuatorianos debemos mantenernos unidos, en comunicación constante, a través de conversaciones no solo de familiares y amigos, sino de la sociedad  en la que vivimos y que se encuentra en peligro.

Tenemos correo electrónico, celulares, Internet, la Asociación de Canales de TV y emisoras de radio deberían transmitir en vivo en forma permanente y aleatoria a fin de que su sintonía, patrocinadores, auspiciantes y audiencia se mantengan cautivos y atentos, todas las concentraciones de ciudadanos libres en busca de la verdad, por ejemplo la marcha del día miércoles 9 del presente en contra de la ley mordaza.

Deberían transmitir en vivo los juicios que por oficio del fiscal general subrogante se realizarán en contra de la Ministra de Salud y personas allegadas a este ente estatal.

Deberían transmitir los hechos de violencia acaecidos en la Universidad Central del Ecuador, los atentados en contra de la vida de su Rector, para que todo el país a través de los pocos canales de televisión libres sean los que mantengan en alerta a la ciudadanía, del peligro, violencia, secuestros, extorsión que estamos viviendo con esta mal llamada revolución ciudadana.

Es alto el costo que debemos sortear, pero vale la pena todo esfuerzo por la libertad nuestra, de todos los ecuatorianos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)