25 de December de 2009 00:00

La lepra ya no es el monstruo del pasado

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La lepra es una enfermedad infecciosa, cuyo contagio es mínimo. El bacilo se disemina  por vía aérea, es decir por gotitas de saliva. Una persona con la enfermedad puede expulsar 200 000 bacilos en 10 minutos de conversación. 



Tenga en cuenta

Para realizar el diagnóstico se realiza un raspado de la mucosa nasal para su análisis. También se puede realizar un pequeño corte del tejido sospechoso.

Clínicamente se puede observar las manifestaciones.La edad de mayor peligro es la primera infancia y la pubertad. Sin embargo, se la puede contraer a cualquier edad, todo depende de las condiciones inmunológicas del individuo, hasta se han visto casos de lactantes.

Las primeras manifestaciones aparecen en la piel. Se presentan  manchas y hay anestesia en las mismas. Es decir, el paciente no siente dolor, calor ni frío.

Otro síntoma son los calambres en las extremidades superiores e inferiores. Además, se produce una atrofia de los músculos cerca del pulgar y del meñique. En estas áreas la mano aparece como aplanada, no tiene la curvatura habitual. Los nervios cubital, mediano y radial se afectan, por lo que los dedos se retraen y aparece la mano en forma de garra o mano de partera.

En cuanto a los miembros inferiores, existe una lesión en el nervio ciático y el tibial anterior y posterior. Como consecuencia, la persona dobla el pie al caminar, parece como si nada lo sostuviera. 

La creencia de que se caen tejidos es falsa. Lo que ocurre es una reabsorción de las falanges (huesos) en el caso de los dedos. Eso hace que la persona que tiene esta enfermedad tenga una mano en la que parece que le faltara una parte de los dedos, pero no es así. Incluso en la punta se puede ver las uñas de una manera reducida.

En la oreja, se produce un engrosamiento del nódulo. La enfermedad genera cambios en la mucosa nasal, pues se destruye el tabique y se produce un hundimiento en la nariz, conocido  como silla de montar. 

Otra área afectada son los nervios de los párpados, lo que hace que los enfermos no puedan cerrar los ojos. Esto produce desde conjuntivitis hasta ceguera. Para solucionar este problema existe una operación, que consiste en un implante de tejido del muslo. 

Todos estos efectos se pueden superar si se trata a tiempo la enfermedad. Las medidas de prevención tienen que ver con el aseo. Es una enfermedad de mayor incidencia en áreas subtropicales, por lo que es más habitual en climas cálidos.       

Holger Garzón, subdirector del Hospital Dermatológico Gonzalo González. 252 9852

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)