22 de febrero de 2017 00:56

Lenín Moreno, presidencial por AP, está abierto a un diálogo, pero no a un debate

El candidato de Alianza País se presentó ayer en Quito y en la tarde anunció su viaje para recorrer Manabí. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

El candidato de Alianza País se presentó ayer en Quito y en la tarde anunció su viaje para recorrer Manabí. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 127
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 39
Geovanny Tipanluisa

Habló 45 minutos en Quito y viajó a Manabí. Pasado el mediodía de ayer, 21 de febrero, el candidato Lenín Moreno asistió a un conversatorio con los medios y se refirió, por ejemplo, a cómo enfrentará una posible segunda vuelta.

Si aquello se concreta, adelantó que recorrerá el país para escuchar a la gente. “Me encanta incluir, escuchar, poner el oído al piso (...) Continuaremos con una campaña de paz, de dignidad, de honor, de respeto y de decencia. No cambiaremos de estrategia”.

Mañana se conocerá qué sectores lo han apoyado hasta este momento para una posible final con Guillermo Lasso. Al ser consultado sobre la posibilidad de que grupos indígenas y de izquierda apoyen al candidato de Creo aseguró que no le preocupa.

¿Debatirá? Moreno dijo que no. “Si hay segunda vuelta yo dialogaré. Yo propongo un conversatorio. A dialogar sí, a conversar sí; a ofendernos, nunca; a debatir y a combatir, nunca. Pero sí a nutrirnos de ideas del uno y del otro”.

El lunes, en su primera rueda de prensa tras los comicios, Lasso planteó al candidato oficial un debate semanal, para que responda a temas como su estadía en Ginebra.
Moreno señaló que no está entre sus aficiones ver la cara de su contrincante cada 7 días.

Antes de partir a Manabí también se refirió al plan de gobierno y descartó que sea paternalista. “Nuestro propósito es desempleo cero, falta de vivienda cero, desnutrición cero. Esto es un país digno, no es paternalismo. No puede ser que en un país rico como este, exista pobreza, que la gente no tenga una vivienda digna, que haya desempleo”.

Mencionó que en el presupuesto de inversión hay entre USD 5 000 millones y USD 8 000 millones. “Vamos a necesitar USD 2 000 millones para esta inversión (en tareas sociales)”. Llevará adelante el denominado plan Toda una Vida. Allí se habla de 325 000 nuevas viviendas que generarían 136 000 empleos por año.

Además, se menciona que el bono de desarrollo pasará de USD 50 a USD 150, que habrá USD 241 millones para generar nuevos puestos de trabajo y emprendimientos; y que se impulsarán créditos de hasta USD 15 000 para financiar los emprendimientos.

Estos y otros beneficios serán difundidos en la campaña de la segunda vuelta, en caso de que se anuncie oficialmente por el Consejo Electoral.

Según cálculos que la candidatura del oficialismo manejó desde el inicio de la campaña, el candidato de oposición con menos probabilidades de ganar sería Lasso.

Por eso, Moreno comparó la situación actual con los comicios del 2006, en los que el entonces candidato Rafael Correa participó en la contienda contra el binomio encabezado por Álvaro Noboa y ganó.

Además, habló de sancionar a los corruptos de ayer y de hoy; de la mayoría alcanzada, preliminarmente, en la Asamblea Nacional. Así se despidió y partió a Manabí.

La idea fue agradecer la votación que Alianza País obtuvo en esa provincia. Hasta las 21:15 de ayer, Lenín Moreno registró allí el 53,97% de la votación y Lasso, el 18,12%.

Estos resultados hicieron que, desde el lunes, en redes sociales se publicaran mensajes en contra de esa votación.

“El pueblo manabita tiene todo el derecho de haber votado por quien cree. Hay que respetar eso”, dijo Moreno. Y un poco antes de las 17:00, aseguró que la posibilidad de ganar en una sola ­vuelta está intacta.

“El CNE no está para elucubrar con tendencias, sino para declarar resultados finales”, escribió el ­candidato en su cuenta oficial de Twitter.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (11)