20 de febrero de 2015 17:56

La ONU y la OEA se preocupan por Ledezma en medio del silencio de los Gobiernos de la región

Antonio Ledezma

Antonio Ledezma, alcalde de Caracas fue detenido este 19 de febrero en su oficina. Foto referencial: El Nacional de Venezuela/GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE
Bogotá 

La ONU, la OEA, Estados Unidos y dos de los Gobiernos latinoamericanos se pronunciaron este 20 de febrero sobre la situación en Venezuela tras la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, acusado de participar en un complot golpista.

Mientras organismos de derechos humanos, partidos de oposición, asociaciones de exiliados venezolanos y personalidades internacionales reclamaban una reacción firme frente a la detención de Ledezma, la práctica totalidad de los Ejecutivos de América Latina y los organismos regionales optaron por el silencio.

Ledezma, alcalde de Caracas desde 2008 y uno de los líderes más conocidos de la oposición venezolana, fue detenido el pasado jueves en su despacho por su supuesta vinculación con una conspiración para "organizar y ejecutar" actos violentos contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, está siguiendo las informaciones sobre la detención del alcalde Ledezma y espera que todas las fuerzas políticas de Venezuela apuesten al "diálogo" para resolver sus diferencias, dijo hoy su portavoz Stéphane Dujarric.

Ban "confía en que todas las partes redoblen sus esfuerzos para avanzar" en un proceso de diálogo y espera "un amplio apoyo" a esa iniciativa con el fin de que "los desafíos políticos a los que se enfrenta Venezuela sean tratados de forma pacífica, dijo.

Dujarric no quiso comentar de forma específica la detención de Ledezma y se limitó a señalar que la oficina de Ban está "siguiendo la información" y dirá algo si lo considera oportuno.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó hoy su "alarma" por la detención del alcalde de Caracas, tanto por la forma en que se llevó a cabo como porque es un "mandatario electo en ejercicio de su cargo".

Insulza instó a las autoridades venezolanas "a detener los hechos que conducen a una espiral de polarización que envuelve a la sociedad y hace imposible la búsqueda de acuerdos que reúnan la voluntad de todos los sectores".

Sobre las acusaciones de Maduro, el líder de la OEA insistió en que "se aclaren las denuncias" y también "se respeten las garantías del debido proceso".

En este sentido, el secretario general agregó que "nadie podría oponerse a la realización de los juicios que la autoridad estime necesarios", pero remarcó que, "dado el carácter político del caso, los imputados enfrenten sus procesos en libertad".

Insulza no se refirió a la petición de que se convoque "con carácter de emergencia" a los cancilleres de la OEA, formulada hoy por la dirigente opositora venezolana María Corina Machado.

Sin mencionar explícitamente la detención de Ledezma, la secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para América Latina, Roberta Jacobson, dijo hoy que el Gobierno de Barack Obama está "profundamente preocupado por lo que parece ser una escalada de intimidación de la oposición por parte del Gobierno de Venezuela".

En varios tuits, publicados en español y en inglés, Jacobson afirmó también que EE.UU. ha instado "sistemáticamente" al Gobierno de Venezuela "a liberar a los que han sido injustamente encarcelados" y a "mejorar el respeto" a los derechos humanos.

"La única manera de resolver los problemas de Venezuela es a través del diálogo entre venezolanos, no intentando silenciar críticas", subrayó la alta funcionaria.

Además, según Jacobson, toda la región "debe trabajar para asegurar que el Gobierno de Venezuela está a la altura del compromiso común con la democracia", una opinión también defendida por el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, quien indicó que ante las "arbitrariedades" del Gobierno venezolano, la "única esperanza" son reacciones "firmes".

Sin embargo, la detención de Ledezma prácticamente no ha tenido eco en los Gobiernos latinoamericanos, aunque sí en sus opositores que les han reprochado que callen ante lo que ocurre en Venezuela.

La presidenta del Senado chileno, la socialista Isabel Allende, hija del fallecido presidente Salvador Allende, escribió en su cuenta de Twitter que el Gobierno de Michelle Bachelet, también socialista, "debe manifestar su preocupación" por la privación de libertad a Ledezma.

El Gobierno chileno, por boca de su portavoz, Álvaro Elizalde, evitó juzgar la detención de Ledezma, pero sí dijo que "existe preocupación por que el cuadro de polarización en Venezuela se transforme en un obstáculo significativo para el diálogo entre el Gobierno y la oposición para el fortalecimiento democrático".

"Hemos manifestado, en privado y en público, nuestro deseo de que a los opositores se les respeten sus derechos. Inclusive hemos pedido la libertad de Leopoldo López. En el caso del alcalde Antonio Ledezma, también esperamos que cuente con todas las garantías para un debido proceso", manifestó, por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una declaración.

El mandatario abogó por el diálogo entre el Gobierno y la oposición y aseguró que en las últimas 24 horas Colombia ha promovido consultas con otros países de la región "para ayudar a que los venezolanos encuentren una solución que a todos convenga".

"Reafirmamos nuestro compromiso, como lo hacemos todos los días con nuestras acciones, con los principios democráticos (...) Y hacemos un llamado para que estos principios democráticos, con los que todos los americanos nos hemos comprometido se respeten", manifestó Santos.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que recibió hoy las cartas credenciales de la nueva embajadora de Venezuela en el país, María Lourdes Urbaneja, en una breve conversación con periodistas declinó hacer comentarios sobre "asuntos internos" de otra nación.

Pero el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal fuerza opositora del país, repudió la detención de Ledezma y criticó el silencio de los gobiernos del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y la propia Venezuela).

"Con indignación y creciente preocupación asistimos a la escalada de violencia practicada por el Gobierno de Venezuela contra aquellos que divergen democráticamente del régimen del presidente Nicolás Maduro", dice una nota firmada, entre otros dirigentes, por el senador Aécio Neves, presidente del PSDB y excandidato presidencial.

También arremetió contra el Mercosur por su silencio la oposición uruguaya, que exigió al Gobierno de José Mujica "un planteo firme" e ese bloque regional y en otros como la Unasur, que también tiene una cláusula democrática.

"No mirar para el costado" pidió el senador y excandidato a la presidencia del Partido Nacional (PN) uruguayo Luis Lacalle Pou.
El expresidente de Chile Sebastián Piñera (2010-2014) tildó de "brutal" la detención del alcalde Ledezma y consideró que "debe ser repudiada por todos los demócratas, incluyendo Gobiernos".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)