8 de April de 2010 00:00

La leche se saca a lomo de mula

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Santo Domingo ecuador@elcomercio.comUna caravana de agricultores y mulas cargadas de  tanques metálicos con leche descendió ayer desde una lodosa montaña. Venían desde el recinto Las Damas. Luego de casi dos horas de travesía, llegaron hasta la parroquia Alluriquín, localidad  ubicada en el kilómetro 80 de la carretera Alóag-Santo Domingo.

La maquinaria Mientras dure  la emergencia, los finqueros de Las Damas utilizarán la vía de Palo Quemado. Necesitan  cuatro horas para llegar a Alluriquín. Los   campesinos  también preparan   queso y se dedican al cultivo de  naranjilla y guineo, principalmente.  La  Prefectura   de Santo Domingo de los Tsáchilas dispuso que  tres volquetes, una  minicargadora, una retroexcavadora y una cargadora trabajen en la vía Alluriquín -Las Damas. Se estima que  unos 5 000 m³ de tierra cayeron en este sector.Las patas de las mulas se hundían  en el fango, lo que  dificultaba  el viaje. Uno de esos agricultores  es Luis Nogales, de 68 años. Él llegaba cansado y con su ropa enlodada. “El camino está lleno de lodo y hay  cinco deslaves”.Nogales transportaba  en sus mulares 75 litros de leche, que   entregó a los choferes de los camiones, que no podían  ingresar hasta Las Damas. El camino es lastrado y de tercer orden. En ese pueblo, el  agricultor tiene una finca de 45 hectáreas.Los intermediarios recogían la producción de los finqueros. Luego introducían  una regla metálica que mide la cantidad de litros entregados. Finalmente, anotaban  el nombre del finquero y la cantidad recibida. El pago se realiza cada 15 días. Por cada litro de leche cancelan  USD 0,32.Otro  finquero es Mario Guaspi. Él no solo traía  sus 31 litros de leche sobre las mulas, sino también a sus dos hijos  Jefferson, de  4 años y Luis, de 17 meses.Guaspi entregaba  su leche a Raúl Burbano, un comerciante  que recolecta el lácteo. Reúne unos  1 000 litros al día. Otros dos propietarios de camiones lecheros recogen la misma cantidad.En la caravana de  los agricultores también estaba Ricardo Cundulle. “Todos los años, en  invierno,  ocurre  lo mismo. Tenemos que sacar la leche en mulas”.Según Cundulle,  en verano, los camiones lecheros ingresan sin problemas por la carretera que une a las  fincas. “Incluso, a  los intermediarios   se les encarga la compra de balanceado y productos básicos para el hogar”. Según él,  el campesino no tiene que movilizarse a los centros poblados como Alluriquín o Santo Domingo. “Eso no se puede hacer ahora, porque los camiones lecheros no ingresan”, comentaba  Cundulle, mientras se secaba el sudor de su frente y golpeaba  sus botas de caucho para liberarse momentáneamente del lodo.Maquinaria y obreros de la Prefectura ya trabajaban en la rehabilitación de la vía.  El presidente de la  Junta Parroquial, William Arteaga, informaba  que en el sector de Las Damas se producen  alrededor de 5 000 litros de leche por día. En Alluriquín, la producción del lácteo llega a 30 000 litros. El   dirigente aseguraba que  hay  otros sectores afectados por el invierno,  como   Violeta Luna, Seis de Marzo, Cooperativa Chimborazo y  Las Pampas. La carretera que conduce  a Las Damas es importante porque también  comunica a Santo Domingo con el cantón Sigchos, en Cotopaxi. “Los campesinos están en serios problemas, porque la mayoría de carreteras rurales está afectada por el invierno”.Otra preocupación de Arteaga es la dotación de agua potable para los  10 000 habitantes de Alluriquín. Las tormentas de los últimos días causaron la destrucción de las tuberías que conducen el agua desde las vertientes naturales hasta los tanques de reserva. “Ahora  nos abastecemos de fuentes naturales alternas, pero de menos volumen”.A la espera del mejoramiento de las vías, los campesinos  retornaban a sus hogares por la misma vía enlodada y peligrosa. Algunos aprovecharon el viaje para comprar productos básicos para el consumo de sus familiares.A esa misma hora, pasadas las 10:00,  se reunió el Comité de Operaciones de Emergencia cantonal (COE), en la Junta Parroquial de Alluriquín. La reunión estuvo presidida por la alcaldesa Verónica Zurita. El propósito fue buscar soluciones  a los problemas que ocasionan los derrumbes y el invierno. En especial, la reubicación de siete familias en el coliseo local, que se adecuó  como  albergue. Se alista un plan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)