11 de marzo de 2015 20:59

Lasso se deprimió sin su carretera

En la salida sur de Lasso se anuncia un intercambiador que solo da la vuelta a la vía y lleva a un desvío sin señalización, que sale a la principal. Foto: EL COMERCIO

En la salida sur de Lasso se anuncia un intercambiador que solo da la vuelta a la vía y lleva a un desvío sin señalización, que sale a la principal. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 15
Indiferente 5
Sorprendido 3
Contento 12
Andrea Medina

No todas las puertas de los negocios que servían como parada provisional para conductores y viajeros en Lasso están abiertas antes de las 10:00.

El movimiento en esta zona cambió desde hace más de un año, cuando se abrió la nueva vía de la Panamericana Sur que ya no pasa por ahí. Esta arteria conecta a Pichincha con las provincias de la Sierra centro.

Cuando la carretera pasaba por este barrio de la parroquia Tanicuchí, provincia de Cotopaxi, la circulación vehicular era constante. Quienes más se beneficiaban de ese tránsito eran los dueños de restaurantes, tiendas y otros pequeños negocios que perdieron dinero por la falta de clientes.

“Hace seis meses volví a abrir, porque me tocó cerrar y poner mi restaurante en Latacunga”, dice Homero Rosero, propietario del restaurante La Casa de la Gallina Criolla. Este local, que funciona en la vía principal desde hace casi 20 años, fue uno de los perjudicados por la falta de movimiento.

Según Rosero, cuando la Panamericana cruzaba la parte poblada de Lasso, comercializaba hasta 40 platos y 30 almuerzos a diario. Hoy, hay días en que vende, con suerte, siete platillos.

“El desvío lo hicieron de la noche a la mañana, a la población no le avisaron. Nos tomó de sorpresa. Económicamente nos afectó bastantísimo”.

Bertha Mena, propietaria de un local donde vendía almuerzos a los que pasaban por la vía, también dejó ese negocio y puso en arriendo el inmueble.

Dentro de un programa de ayuda del Patronato Municipal instaló un quiosco ubicado cerca del nuevo Centro de Salud.
“Lasso se cayó totalmente, se acabaron los negocios. Dando gracias a Dios por este Centro de Salud estamos saliendo”.

Lasso es uno de los 30 barrios de la parroquia Tanicuchí. Sin embargo, en el centro de este poblado -que en horas de la mañana luce casi desolado- no funcionan todos los servicios que sí tiene Lasso.

Debido al movimiento anterior que motivaba el paso de la Panamericana se instaló la sucursal de una entidad bancaria, oficinas de servicios públicos y hasta una estación de bomberos.

De hecho, en Lasso se inauguró hace seis meses un nuevo Centro de Salud tipo C, que atiende a cerca de 30 000 pacientes a diario, según cálculos de su coordinador técnico Javier Morales.

Los moradores del barrio -en donde habitan cerca de
1 200 personas- están a la espera de una obra que aseguran que quedó inconclusa. Se trata del intercambiador sur de Lasso, que da una salida desde esta localidad hacia Latacunga. Hasta esta ciudad, los moradores se trasladan con frecuencia para dirigirse a sus sitios de trabajo, hacer diligencias o comprar abastos.

Carlos Pacheco, dirigente barrial de Lasso desde hace un año, afirma que cuando se inició la construcción del nuevo Centro de Salud les hablaron de varias obras complementarias, para beneficiar a la población. “Nos ofrecieron plataformas turísticas, espacios verdes y muchas cosas que hasta ahora no nos han cumplido”. Pero los más afectados, indica, son los negocios de comida.

Para Pacheco, los dueños de estos locales se dedicaban más a la venta de platos típicos, pero ahora ofertan almuerzos y comida para los trabajadores de las fábricas cercanas en este sector. Según este dirigente, en Lasso funcionan cerca de 10 restaurantes y más de 30 tiendas, farmacias , ferreterías...

Vinicio Yánez, jefe de la Junta Parroquial de Tanicuchí, señala que a Lasso le corresponde cerca de USD 20 000 de presupuesto para obras como bordillos, aceras, canchas y baterías sanitarias. “Nosotros como gobierno parroquial tendríamos que gestionar para que haya la obra de compensación que es muy necesaria para el sector, pero con el presupuesto que tenemos no podemos”.

Ese presupuesto sale de los cerca de USD 100 000 que tiene la parroquia. Aún así, Yánez indica que las asignaciones para cada barrio se entregarán cuando su dirigencia presente un proyecto de obras, que aún no se ha efectuado.

Pero el pedido más urgente de esta población es una vía rápida hacia Latacunga. Pasando la zona poblada de Lasso, hay un intercambiador que se anuncia con un letrero. Pero, 300 metros más al sur (con dirección a Latacunga) no hay salida, según una señal de tránsito. Para salir al sur de la Panamericana hay que tomar un tramo de cerca de 100 metros, que no tiene señalética. “Ahí se han perdido muchas vidas. Un puente también es necesario”, afirma Pacheco.

Esta obra no consta en la agenda para este año. Así lo indicó Javier Castellano, jefe de la Dirección Provincial del Ministerio de Transporte y Obras Públicas en Cotopaxi. “Se está analizando la posibilidad y la factibilidad de ejecutar este trabajo”.

Según el Director, el pedido pudo estar previsto en la administración anterior, ya que este funcionario asumió el nuevo cargo hace tres semanas.

En contexto

La instalación de un nuevo Centro de Salud le devolvió a Lasso parte del movimiento que perdió con el desvío de la Panamericana Sur. Como compensación a esa obra, los moradores pidieron una salida sur hacia Latacunga, que aún está en análisis para su ejecución.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)