6 de abril de 2015 22:26

Kenia se moviliza este martes por la matanza de Garissa

Una mujer ora por las 148 personas asesinadas en la Universidad de Garissa. Foto: Daniel Irungu / EFE

Una mujer ora por las 148 personas asesinadas en la Universidad de Garissa. Foto: Daniel Irungu / EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 9
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

Los kenianos están convocados este martes a una gran manifestación para protestar por la incapacidad del gobierno a proteger a la población tras la matanza de 148 personas por los insurgentes islamistas del shebab.

Después, está prevista una vigilia en homenaje a las víctimas del ataque del jueves, de las que 142 eran estudiantes de la universidad de Garissa (este).

Mientras tanto, la aviación keniana bombardeó el lunes y destruyó dos bases de los rebeldes shebab en el sur de Somalia.

"Bombardeamos dos bases shebab en la región de Gedo", dijo a la AFP el portavoz del ejército David Obonyo sin dar ningún balance de víctimas en esta región, fronteriza con Kenia. "Dos objetivos fueron alcanzados y extraídos, los dos campamentos fueron destruidos", afirmó.

Obonyo precisó que estos dos objetivos ya estaban en el punto de mira del ejército keniano antes de la matanza del jueves pasado.

"Los bombardeos forman parte de un proceso en marcha (...) La lucha contra los shebab continuará", aseguró el portavoz del ejército.

El ejército keniano ha bombardeado en varias ocasiones objetivos islamistas en Somalia.

A finales de octubre de 2013 destruyó un campamento de entrenamiento de los islamistas, a unos 300 km de Mogadiscio, asegurando que el comando que atacó el centro comercial Westgate de Nairobi en el que murieron 67 personas un mes antes, se había entrenado en el mismo.

La matanza de la universidad es la más grave en Kenia desde el ataque en 1998 contra la embajada estadounidense en Nairobi, perpetrada por Al Qaida, en el que murieron 213 personas.

En la universidad, las aulas están vacías, pero todavía son visibles los regueros de sangre seca que hacen pensar en la lenta agonía de los estudiantes heridos.

En la alambrada que rodea el campus todavía se aprecian restos de carne, cabellos y jirones de ropa.

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, ha prometido "una respuesta lo más severa posible" a esta "matanza medieval bárbara".

Nuevas amenazas

Las autoridades kenianas ofrecen una recompensa de unos 200 000 euros (unos USD 218,6)por la captura del supuesto cerebro del ataque, Mohamed Mohamud, alias 'Kuno', un antiguo profesor de una escuela coránica de Garissa, que hace años se integró en las filas de los islamistas somalíes.

Hasta ahora cinco personas han sido arrestadas por su implicación en el ataque de Garissa, dos en la universidad y otras tres que presuntamente "coordinaron" la matanza y estaban huyendo hacia Somalia.

El ejército keniano entró en octubre de 2011 en Somalia para combatir a los shebab que desde entonces han multiplicado los ataques en Kenia. Más tarde se incorporó a la fuerza de la Unión Africana que lucha contra los islamistas.

Antes de la matanza de Garissa, los shebab habían reivindicado sobre todo el ataque de Westgate, bombardeos en la región costera de Lamu en junio de 2015 y las ejecuciones a sangre fría de 28 pasajeros de un autobús, y de 36 trabajadores, a finales de 2014 en Mandera, en el extremo noreste del Kenia.

Más de 400 personas han perdido la vida en Kenia de desde mediados de 2013 en los ataques reivindicados por los shebab, afines a Al Qaida, o que se les han atribuido.

El sábado amenazaron con una "larga y horrible guerra" y de un "nuevo baño de sangre" a menos que Kenia retire sus tropas en Somalia.

Los shebab fueron expulsados en agosto de 2011 de Mogadiscio y después del conjunto de sus feudos del sur y del centro de Somalia.

Pero siguen controlando amplias zonas rurales y multiplican los atentados en particular en Mogadiscio y han elegido Kenia, país fronterizo, socavado por la corrupción, donde una minoría musulmana joven y marginada constituye el caldo de cultivo del islamismo radical, para realizar ataques espectaculares, destinados a demostrar su osadía, estiman los observadores.

La prensa keniana ha acusado a las autoridades de haber ignorado todas las advertencias y ha criticado el tiempo que tardaron las unidades de intervención en llegar a Garissa el día del ataque.

La ministra keniana de Relaciones Exteriores refutó las críticas, y aseguró a la AFP que "combatir el terrorismo (...) es como ser portero. Se olvida que has parado 100 balones, pero todo el mundo recuerda el gol que te marcaron".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)