11 de March de 2010 00:00

La justicia del Siglo XXI

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

 Marco Arauz Ortega
Subdirector General
[email protected]

La presión pública que ejerce el Gobierno sobre los jueces  que fallaron a favor de Teleamazonas, dando a entender que está prohibido oponerse a  los designios presidenciales, es otra vuelta de tuerca sobre un sistema judicial  que, tal como ayer, sigue supeditado al poder político.
 
Basta que un jefe policial vuelva a poner sobre el tapete las ya viejas críticas a las fallas de los jueces,  para que las autoridades gubernamentales los linchen públicamente.

Esos dos casos aumentan las dudas sembradas desde el Ejecutivo sobre un poder fundamental en la vida democrática y que, paradójicamente, fue restructurado al calor de la llamada revolución ciudadana para dejar atrás un pasado ciertamente oprobioso.
   
Con esa demolición, el Ejecutivo da la razón a quienes creían que una Función Judicial condicionada por su carácter de temporal y nacida de una votación política no iba a ser ni  fuerte ni independiente. Si hay  discrepancias entre los agentes del orden y quienes juzgan a los presuntos delincuentes, lo normal habría sido procesarlas a  través de una relación institucional sana y constructiva.
  
Es desalentador asimismo observar lo que pasa en la Fiscalía, cuyo titular, en su  pugna con  asambleístas gubernamentales, actúa política y mediáticamente al mencionar  presiones, pero se guarda la información en caso de que necesite administrarla más adelante... Tampoco es  tranquilizador pensar en el futuro del sistema de  justicia cuando ya se sabe que el ente nominador fue penetrado por los políticos. ¿Ese fue el cambio prometido? Nada que ver.    

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)