15 de junio de 2016 06:42

La justicia alemana respalda que Edward Snowden no sea doctor honoris causa

El exanalista de la CIA Edward Snowden ha recibido permiso de residencia en Rusia por un plazo de tres años, anunció su asesor legal, Anatoli Kucherena. EFE

El exanalista estadounidense destapó en 2013 el programa global de intervención de las comunicaciones de EE.UU. y sus escuchas a decenas de líderes mundiales, lo que causó una gran controversia mundial. Archivo EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Agencia EFE

El tribunal administrativo de Schwerin dio hoy, 15 de junio, la razón al rector de la Universidad de Rostock (norte de Alemania), que vetó que se le concediese el título de doctor "honoris causa" al exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense Edward Snowden.

El tribunal rechazó la demanda de la Facultad de Filosofía, que propuso a Snowden para este reconocimiento, e indicó que el rector del centro educativo, Wolfgang Schareck, que alegó dudas sobre los méritos del estadounidense, estaba en su derecho de bloquear el proceso.

El presidente del tribunal, el juez Michael Skeries, reconoció que la sentencia da la razón al rector basándose en una reforma de la Ley de Universidades de 2002 que endureció de forma considerable los requisitos para conceder los títulos de doctor "honoris causa".

"En todos los demás estados federados (de Alemania) no sería problemático conceder a Snowden el título de doctor honoris causa", apunta la sentencia.

El contencioso se remonta a 2014, cuando el consejo de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Rostock, al calor del escándalo de las escuchas masivas de los servicios secretos estadounidenses, propuso reconocer con este título al autor de la filtración.

Cuando la resolución fue elevada al rectorado, Schareck la rechazó, argumentando dudas sobre el "rendimiento académico" de Snowden.

El exanalista estadounidense destapó en 2013 el programa global de intervención de las comunicaciones de EE.UU. y sus escuchas a decenas de líderes mundiales, lo que causó una gran controversia mundial.

En Alemania el escándalo tuvo una gran repercusión por la especial sensibilidad nacional con la protección de los datos personales y la intimidad, y porque entre los teléfonos pinchados se encontraba un móvil de la canciller Angela Merkel.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)