26 de marzo de 2018 11:48

Julian Assange volvió a pronunciarse sobre Cataluña desde la Embajada en Londres, pese al pedido de Moreno

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, habla en el balcón de la Embajada de Ecuador en Londres el 19 de mayo de 2017. Foto: AFP

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, está asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde el año 2012. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 561
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 2
Contento 21
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, comparó la detención en Alemania del líder independentista catalán Carles Puigdemont, el 25 de marzo del 2018, con una acción ejecutada hace casi 80 años por la policía alemana nazi. Así, el hacker australiano volvió a pronunciarse sobre Cataluña desde la Embajada de Ecuador en Londres, pese a que Lenín Moreno le advirtió hace tres meses que ‘no tiene derecho’ a intervenir en política, en cumplimento a las normas del asilo.

La tarde del domingo 25, luego de conocerse la detención en Alemania de Puigdemont, a quien España acusa de rebelión, Assange escribió en la red social Twitter:

“En 1940, el Presidente electo de Cataluña, Companys, fue capturado por la Gestapo a petición de España, entregado a ellos y ejecutado. La policía alemana ha arrestado hoy al Presidente electo de Cataluña, Puigdemont, por extradición”, escribió Assange en alemán.

El pasado 17 de diciembre del 2017, el Presidente ecuatoriano dijo que desde su Gobierno “hemos recordado al señor Assange que no tiene por qué intervenir en la política ecuatoriana porque su estatus no se lo permite (...) ni en la política de nuestros países amigos. No tiene derecho a hacerlo”. 

Entonces, Assange se había expresado en Twitter en contra de las acciones del Estado español, en apoyo al proceso independentista impulsado por Puigdemont, por fuera de la legislación de ese país.

El domingo 25 de marzo, tras la detención de Puigdemont en Alemania, Assange escribió otros mensajes en inglés y alemán:

“La orden de detención europea (EAW) está construida en torno a la idea descabellada de que ningún Estado miembro de la UE nunca ‘va a ser malo’ y enviar una solicitud de extradición para un propósito político y por lo tanto no hay exención política y no se necesita evidencia para extraditar. Pura ideología”.


Anteriormente, los pronunciamientos de Assange ya habían generado malestar en el Gobierno de España. El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, consideró en diciembre del 2017 que había señales de que el australiano estaba “intentando interferir y manipular” en la crisis catalana, después de que el fundador de WikiLeaks se reuniera en noviembre de ese año con una destacada figura proindependentista catalana.

Manifestantes se congregaron el domingo 25 de marzo en Barcelona, para protestar por la detención de Carles Puigdemont, el expresidente catalán que impulsa el proceso independentista de la región. Foto: AFP

Manifestantes se congregaron el domingo 25 de marzo en Barcelona, para protestar por la detención de Carles Puigdemont, el expresidente catalán que impulsa el proceso independentista de la región. Foto: AFP

Assange se encuentra refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012, a donde llegó para evitar la extradición a Suecia por supuestos delitos sexuales.

Pese a que los fiscales suecos abandonaron su investigación de violación en mayo del 2017, Assange todavía puede ser arrestado por Scotland Yard si deja la Embajada, por incumplir las condiciones de su libertad cautelar en 2012.

El temor del australiano desde un inicio es que con su captura se ejecute una extradición a Estados Unidos. El activista considera que podría ser juzgado en ese país por la publicación en WikiLeaks de secretos militares y documentos diplomáticos estadounidenses desde 2010.

Este lunes 26 de marzo del 2018 el gobierno de España ha mantenido un perfil bajo tras detención de Puigdemont. Con el ambiente caldeado en la calle, por las protestas surgidas en Barcelona por los defensores del catalán, el gobierno de Mariano Rajoy se ha mantenido discreto.

La única que se ha referido a la detención de Puigdemont es la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría. La funcionaria ha calificado como “una buena noticia” la captura, aunque son entrar en detalles sobre una posible extradición. “Nadie puede infinitamente seguir burlándose de la justicia”, añadió.

Hasta las 11:45 de este lunes 26 de marzo, la Cancillería de Ecuador no se ha pronunciado por los nuevos mensajes de Assange.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (37)
No (8)