17 de December de 2014 20:12

Juguetes artesanales e importados se ofertan en vías y locales

En el almacén Tutui hay variedad de juguetes, especialmente los llamados alternativos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

En el almacén Tutui hay variedad de juguetes, especialmente los llamados alternativos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Mariela Rosero

En estos días, en las calles se ofertan muñecas plásticas, imitación de originales, a menos de USD 10. Y en la Ipiales, por un precio similar aún están de moda los Rayo Mc Queen.

Para quien tiene más recursos hay cientos de opciones en las cadenas de jugueterías. Pero no es todo el menú disponible en la capital. En el país hay 627 establecimientos relacionados con juguetes, según el Censo Económico 2010 del INEC. En Quito hay variedad de opciones, desde las de los vendedores informales, pasando por las de carpinteros y hojalateros, hasta sitios especializados en brindar a la par diversión y aprendizaje.

Helados, pizzas o sánduches, para jugar a ser chefs. Pero de paso para aprender sobre figuras geométricas, también de secuencia, de orden, a insertar piezas e incluso sobre fracciones. Eso se encuentra en almacenes como Tutui. El local tiene dos meses en el Mall El Jardín y desde hace dos años está en el Paseo San Francisco, en Cumbayá. Sus artículos son importados de Europa y EE.UU., pero también tienen rompecabezas y tamgrams ecuatorianos.

Las mamás con poco tiempo pueden recibir asesoramiento de las dependientes. Pero es mejor ir sin apuros para revisar las estanterías, distribuidas según la edad del niño. Las pequeñas tienen la casa soñada para muñecas de 30 cm, con lámpara y luz incorporada. Para los chicos hay estaciones de bomberos. Estos productos cuestan más de USD 200. Pero también hay opciones de entre USD 30 y 50, que tienen una buena demanda.

Sofía Icaza compró regalos para sus sobrinos de 2 y 3 años en el lugar. Le encantó la idea de no darles juguetes plásticos, sino en madera. Eligió juegos de memoria y para desarrollar la motricidad.

Al llegar a Tutui provoca saltar la rayuela que está en el ingreso. También correr a darle vida a un títere de león, de USD 70; frotar las piezas de un juego para estimular el olfato y adivinar si es la aroma de una naranja o de una manzana.

En el norte también está el Dr. Look Lab, en la planta baja del
. La sucursal está en el C.C. El Recreo. ¿Qué tiene? Artículos y dulces para jugar a hacer experimentos, para niños desde los 3 años. A USD 8 se encuentra arena mágica, con pequeños castillos; el producto no se moja y puede ser moldeado. Si prefiere regarles ropa hay camisetas con una luz que se enciende ante algún sonido por USD 23,99. Uno de los productos más económicos son los muñecos pegajosos, esos que al ser arrojados a las paredes parecen escalar, cuestan USD 5. En el local hay una máquina para congelar las ideas, que produce helados; en otra se puede embasar caramelo en polvo de 14 sabores diferentes.

En Plaza Modena, en la vía Interoceánica funciona una librería especializada en niños. En Giving Tree Books hay 8 000 títulos, desde libros de tela para los recién nacidos; de cartón, para más grandecitos, y los más populares en literatura adolescente.

Kathryn Caney, la dueña, es una canadiense que lleva 28 años en Ecuador; durante 10 trabajó en un colegio internacional de la ciudad. Y por eso en este espacio hay mucho material en inglés.

En esta Navidad, una alternativa son los libros de las series que siguen los chicos.

Pero las opciones no terminan ahí. En la urbe no han desaparecido espacios como el de Carlos Tapia, tallador y ebanista. En su carpintería, ubicada en la Panamá N13-47 y Cuenca, esquina, en San Juan, este hombre de 62 años, muestra tus tesoros. Tiene una chiva, un bus papero de los que circulaban en 1967, una concretera, un tráiler, un tanquero, dos barcos.

Hace tres años empezó a trabajar en juguetes como una forma de quitarse el estrés. Así que a diario o según el pedido se toma unas horas para ‘jugar’. El resto de su tiempo lo dedica a elaborar muebles de sala, comedor o dormitorio. Los costos son de USD 200 en adelante.

Otro sitio popular, que puede ser visitado en estas fechas, es la Hojalatería Silva, en las calles Morales y Guayaquil, en La Ronda, en el Centro Histórico de la ciudad. Disponen de cocinas, baldes, ollas, refrigeradoras y más artefactos para que los niños jueguen a preparar alimentos. Otros locales venden juguetes de madera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)