24 de marzo de 2016 12:09

Jueves Santo de confesiones y preparativos para la procesión en Quito

en el convento de San Francisco se realizan las confesiones previas a la procesión de Jesús del Gran Poder, por Semana Santa.

En el convento de San Francisco se realizan las confesiones previas a la procesión de Jesús del Gran Poder, por Semana Santa. Foto: Valeria Heredia / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Valeria Heredia

A pocas horas de llevarse a cabo la procesión de Jesús del Gran Poder, que partirá y llegará hasta la iglesia de San Francisco, en el Centro Histórico, ya se cumplen con los últimos detalles para esta expresión religiosa. Se realizará este viernes 25 de marzo del 2016, a partir de las 10:00.

Fray Carlos Albendaño, rector del convento de San Francisco, explicó que la procesión se organiza casi todo el año. "Los trajes están listos para unas 900 personas. El resto usa trajes propios", señaló.

En este año, unos 2 000 penitentes participarán de este evento religioso masivo, que aglutina a cientos de personas en las calles del centro.

Las imágenes tradicionales no pueden faltar en la procesión. San Juan será llevado por los estudiantes del Colegio Franciscano San Andrés. La Virgen de los Dolores será escoltada por la Policía Nacional.

Y la imagen central de Jesús del Gran Poder sale cerca de las 11:45 para recibir la sentencia y posteriormente recorre las calles de la ciudad. Lo hará a las 12:00.

Luego, a las 17:00, se hace la adoración de la cruz en la plaza de San Francisco. En este evento se harán oraciones y cánticos.

El sacerdote recomendó a los penitentes que no haya flagelos, cruces con espinas y demás; menos si se trata de niños. "Lo ideal es que haya un recorrido donde se reviva la pasión de Jesús. Y que las personas entiendan que el objetivo es que sea una fecha de recogimiento y amor al Padre", sostuvo.

En la Semana Santa se vive una serie de actividades religiosas como las confesiones. En estos días, en el convento, grupos de personas acudieron para la confesión. En este espacio estaban seis sacerdotes que confesaban a los feligreses. Estaban en las sillas de madera del convento franciscano.

Romeo Buri es oriundo de Azogues, en la provincia de Cañar. Vino junto a su familia para conocer la capital. Sin embargo, no podía faltar la confesión en estas fechas donde se recuerda la muerte y la resurrección de Jesús. "Uno trata de vivir en paz y de trata de cambiar para ser una mejor persona dentro del hogar y demás. Son tradiciones que se viven siempre y que se busca que nuestros hijos aprendan", finalizó.

Las confesiones se extienden hasta horas de la tarde. Si desea venir a San Francisco puede hacerlo hasta las 12:00 y luego de 15:00 a 17:00

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)