24 de June de 2009 00:00

‘Los jueces deben saber que no es fácil recuperar a los prófugos’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Judicial  
[email protected]

6 400 reos fueron liberados en el último año,  la  mayoría porque no recibió sentencia en un año   ¿Qué ha realizado la Corte para terminar con el rezago histórico de  juicios?

El tema de los presos sin sentencia fue  tomado por el Ministerio de Justicia y por su unidad de    Defensoría Pública.  Ellos han contratado a unos 200 abogados y realizan  una buena labor. Hallaron varias irregularidades: órdenes de libertad que no se ejecutaban o personas que permanecían años sin ser  sentenciadas. 

HOJA DE VIDA
José Vicente Troya
Es un catedrático  universitario.  Se inició como profesor de Derecho en  1966. Actualmente, es parte de la Universidad   Andina. 
Fue  magistrado  de la Corte Suprema de Justicia desde 1997 hasta  2004. Luego volvió,  por concurso,  desde  2005 hasta  2008.  
Es   Presidente  de la Corte Nacional de Justicia.

Pero,  ¿qué hace la Corte para mejorar el trámite judicial?
 
El problema  es la falta de tribunales penales. La carencia  es  grande. No se soluciona  de inmediato, pero se está aumentando el número  de tribunales, con un dinero especial que entrega el  Estado. Sin embargo esa no es una labor  de  la Corte Nacional de Justicia.

Pero el Fiscal  dice que el cuello de botella está en las cortes, el trámite es lento.

Hay que reconocer que tiene razón, en parte.  La verdad es que no hay suficientes jueces y tribunales. Por ejemplo, hay cuatro tribunales penales en Quito desde los setenta y eso es ilógico. Pero los
fiscales tampoco fundamentan bien sus dictámenes. 
   
¿Ustedes pueden emitir  regulaciones para la correcta  interpretación de normas. Por ejemplo,  del reciente cambio de   códigos penales?

El nuevo Código Penal, que fue aprobado en marzo, es positivo. Hay  normas que  ayudarán  a mejorar el trámite de los procesos. 

La oralidad en  los casos es positiva. ¿Pero se aplica?



El Código Penal,  aprobado en marzo, es positivo. Hay  normas que  ayudarán  a mejorar el trámite de los juicios Ya cuando éramos Corte Suprema    emitimos normas para que se la aplique. Ahora las medidas cautelares  cambiaron   desde marzo.
Tenemos  12 posibilidades de administrarlas  y   la  prisión es la última alternativa de ellas.

 
¿Los jueces aplican esas  otras medidas cautelares?
 
Tienen  que aplicarse.

¿Y  están capacitados?

Hay que capacitar a  los jueces para que  puedan dictar correctamente esas medidas. Pero hay un problema:  nos acostumbramos a que todos vayan presos. Eso era una forma de presión y  manipulación. Ahora   se necesita que un juez  tenga un buen criterio, porque nuestro país no es tan organizado para  asegurar la presencia del reo en  el juicio. En otros países hay un control importante del movimiento de  personas o fianzas muy grandes. Los jueces deben saber que no es muy fácil recuperar a los prófugos.    

¿Los jueces lo saben?

Le pedí al Fiscal General que nos reunamos con  los seis jueces de las salas  penales para tratar  la administración de las medidas cautelares. No se puede imponer un criterio. Se puede emitir  un  vademécum para que se administren de mejor manera esas normas, respetando sus opiniones.

Ud. dijo que convocará al Consejo Consultivo de la Función Judicial. ¿Allí planteará esta discusión?
 
Hay que saber  qué  medida es buena en nuestro país, por eso hablo de la administración de   medidas. El Consejo Consultivo es un espacio nuevo, creado para la interacción de  los actores del sector justicia y para emitir  políticas. Pero ha existido cierta resistencia  de la Fiscalía para reunirnos. 

Un punto criticado de la liberación de 6 400 reos es que su excarcelación pudo aumentar la inseguridad.  
 
Puede ser. Recordará que la detención en firme fue declarada inconstitucional. La sociedad debe escoger entre dos valores que están en juego: la libertad o la seguridad.  Habría que constatar que la inseguridad sea un efecto de la liberación de los presos.  

¿No hay evidencias?

 No hay  constancia; no se puede asegurar que sea causa y efecto.  
 
¿Aunque son una  Corte de transición ha existido el compromiso para mejorar el trabajo de los jueces inferiores? 

El Estado de transición no es el óptimo, pero esta Corte sí se ha preocupado. Estoy agradecido con  mis jueces. No son los típicos funcionarios transitorios   que casi no cumplen, no trabajan. Habrá una rendición de cuentas (el miércoles 1 de julio), donde se  verán     resultados. Creamos una nueva Corte, emitimos normas y hay dos juicios, como el  Filanbanco, que se  trataron  en este período. Hay  buen ánimo para trabajar; lo perfecto sería no ser transitorios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)