15 de January de 2010 00:00

Los jubilados mostraron su enojo por el ‘incremento mínimo’ en la pensión

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Sociedad
A  Vicente Vargas   no le  gustó el ofrecimiento del presidente del Consejo Directivo del IESS, Ramiro González.  En medio de la marcha que  los pensionistas protagonizaron en el norte de Quito,  el funcionario  apareció en la  puerta  principal del edificio Sarzuela, donde está su oficina,  y con micrófono en mano dijo  que  impulsará una   reforma legal  para mejorar las  pensiones   jubilares.

Vargas, un  pensionista   con más de 70 años,  señaló   que nadie  cree   a González y que    este  va en contra de los intereses del  grupo.

Las personas de la tercera edad  protestaron por  la decisión del Consejo Directivo  de  elevar  las pensiones con base en   el índice inflacionario.  A diciembre  de 2009, este  cerró  en   4,31%.

Con esa resolución,  la mayoría  recibirá  una  elevación promedio de USD 12.  Para quienes  tienen ingresos  de USD 200, el incremento será de USD 8,62.  

“Esto  es una miseria, que nos den lo   del año pasado”, gritó  Julio Bautista. En 2009 el aumento  fue de USD 30.  “Con  el nuevo sistema   recibiré    solo USD 9”, aseguró el  jubilado de 67 años.

Él salió desde Carcelén (extremo  norte de Quito) para  participar  de la movilización.  A las 08:30  las primeras personas ya se organizaban  en las afueras de la matriz del IESS. A las 09:00  unos 200  jubilados iniciaron la marcha con gritos en contra del Consejo Directivo. Así caminaron por la  Av. 10 de Agosto  hasta llegar al Ministerio de Inclusión Social. 

“Allí están, esos son los ladrones de la nación”, gritaron los protestantes.    Bautista  siguió en medio de  la gente y entregó   volantes.
Luego se dirigieron al edificio Sarzuela, donde  están los tres vocales del Consejo Directivo.

En ese lugar aumentaron los gritos y las críticas.  Junto a  Julio Bautista   se hallaba  Luz María Velásquez, de  66 años.  Ella  dice que por la pensión  de montepío recibe USD  125.  “Eso no me alcanza para nada.  Ahora tengo que mantener también a  mis dos nietitos”. 

Los  dos  niños salieron a la escuela y  Velásquez     aprovechó la mañana  para  encontrarse  con  las amigas  y unirse a la marcha. “Ojalá esto cambie, que nos ayuden  porque   todo ha subido”.

Teresa   Heredia conoció de la movilización en  el gimnasio  de la Villa Flora (sur de la capital). “Hay que luchar por nuestros derechos,  no vamos a callar”.

La jubilada recibe USD 200  de su pensión y similar cantidad por   montepío, beneficio que se entrega  solo a las viudas y huérfanos. 

En Guayaquil, 50 jubilados  también protestaron.  Ellos   llegaron a  la Caja del Seguro  a las 10:00 y estuvieron allí una hora y media.  La  inconformidad se debe a que el año anterior, el aumento fue de USD 30  y  esperaban  que este año sea igual.    “Ahora,  con el costo de vida tan alto,  no nos suben nada”, acotó Saúl Ruger, quien se jubiló hace cinco años.

Desde el   miércoles 19,  los jubilados se reunirán en la  Asamblea, para  buscar   formas legales que  mejoren   los aumentos. 

Punto de vista

Joaquín  Viteri  / ex director del   IESS
El alza debe tener informe  técnico

La decisión tomada por el Consejo Directivo del IESS, de aumentar  las pensiones con base en el índice inflacionario, es  totalmente contraria a la política social que intenta emprender el Gobierno. El sector que más  requiere protección en  materia social son los jubilados del país. 

Ellos sobreviven exclusivamente de la pensión y no tienen otro ingreso  económico.  Por lo tanto, si a los trabajadores en general se les aumentó   USD 22, a los jubilados debieron hacer lo mismo o  establecer índices más altos.

Es totalmente  contradictorio  que  mientras   el país vive una crisis terrible le aumenten una  verdadera miseria. Dicen que han aplicado  la norma legal,  pero incumplen la  Constitución de la República que dice que el dinero del Seguro Social  tiene  que ser suficiente  para   cubrir   las necesidades que requieren los  jubilados. 

Las elevaciones deben realizarse con informes técnicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)