20 de diciembre de 2017 07:10

Juan Orlando Hernández fue reelegido presidente de Honduras con la oposición que alega 'fraude'

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, luego de considerarse ganador de las elecciones presidenciales, en Tegucigalpa. Foto:  EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, luego de considerarse ganador de las elecciones presidenciales, en Tegucigalpa. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

La reelección de Juan Orlando Hernández como nuevo presidente de Honduras para el cuatrienio 2018-2022 y el rechazo del candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, alegando que le hicieron "fraude", ha sido lo más relevante del país centroamericano en 2017.

Hernández, quien buscó la reelección por el gobernante Partido Nacional, ganó con el 42,95 % de los votos, contra el 41,24 % de Nasralla, según la declaración oficial de resultados hecha el día 17 por un cuestionado Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El Partido Nacional, conservador, que sumó su tercer triunfo consecutivo desde 2009, también se impuso en las fórmulas para diputados y alcaldías de unas reñidas y polémicas elecciones.

Los comicios generales del 26 de noviembre, que se celebraron de manera pacífica y con mucha participación en las urnas, tuvieron un final violento que comenzó el 29 del mismo mes, cuando Nasralla denunció que desde el TSE estaban "fraguando el fraude" contra él y llamó a sus seguidores a defender su "triunfo" en las calles.

Eso agudizó la incertidumbre y crisis que se generó desde el mismo día de las elecciones, cuando Hernández y Nasralla, a menos de tres horas de los comicios, se autoproclamaron presidente electo, sin que el TSE hubiera brindado su primer informe, lo que hizo con retraso hasta en la madrugada del 27 de noviembre.

Las manifestaciones violentas han dejado cerca de una veintena de muertos, según diversas fuentes, y algunas han desembocado en el saqueo e incendio de decenas de negocios y mucha destrucción de obra pública y privada.

La Policía Nacional no ha podido evitar las manifestaciones con tomas de carreteras importantes, cerradas con barricadas de piedras, troncos de árboles, neumáticos incendiados y otra basura.

La principal oposición, conformada por la Alianza liderada por Nasralla, y el Partido Liberal, segunda fuerza en el Parlamento, habían expresado con anticipación su rechazo a la reelección de Hernández porque la Constitución no permite la reelección del presidente bajo ninguna modalidad.

Pero un fallo de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, de 2015, dejó abierta la posibilidad, lo que la oposición también rechazó con el argumento de que al poder judicial no le corresponde tomar esa decisión, sino al pueblo.

Pese al rechazo a la reelección, diez partidos políticos y nueve candidatos a la Presidencia participaron en las décimas elecciones generales consecutivas desde que el país retornó a la democracia, en 1980, luego de casi 20 años de regímenes militares.

Los candidatos con mayores posibilidades de triunfo fueron Hernández y Nasralla, este último al frente de la Alianza de Oposición conformada por los partidos Libertad y Refundación (LIBRE) y el Innovación y Unidad-Social Demócrata (PINU-SD).

El coordinador general de la Alianza de Oposición es el expresidente hondureño Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009, quien además ejerce la misma función en LIBRE y el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), este último surgido en las calles tras su derrocamiento.

Zelaya coordina las manifestaciones de la oposición a nivel nacional, de las que ha reiterado que serán "indefinidas" porque "el pueblo no reconoce los resultados" del TSE y "defenderá el triunfo" de Nasralla "en las calles".

Más de tres millones de hondureños participaron en los comicios, que fueron observados por grupos locales y misiones de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA).
La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE UE) indicó en Tegucigalpa que las actas en la que la oposición alega que hubo fraude, no presentan "ninguna diferencia" con las publicadas por el TSE.

Por su parte, la jefa de la misión de la MOE UE, Marisa Matías, dijo un día después que como observadores no están validando ningún resultado, porque esa no es su misión.

El mismo día que se dieron a conocer los resultados oficiales del TSE, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, propuso la celebración de unos nuevos comicios en Honduras ante "la imposibilidad" de dar credibilidad al recuento final.

En un comunicado, Almagro dijo que "el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos".

Ante la continuidad de las manifestaciones violentas es impredecible lo que pueda ocurrir en Honduras de aquí al 27 de enero de 2018, cuando Hernández estaría asumiendo su segundo mandato, en un país muy polarizado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)