3 de febrero de 2016 18:57

Santos exhibe en EE.UU. la estabilidad de una Colombia que mira hacia la paz

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos (c) habla junto al embajador de Colombia en Washington Juan Carlos Pinzón (i)) y el representante de Colombia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) Andrés González (2d) durante la ceremonia de la

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos (c) habla junto al embajador de Colombia en Washington Juan Carlos Pinzón (i)) y el representante de Colombia ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) Andrés González (2d) durante la ceremonia de la inauguración de la nueva embajada hoy, miércoles 3 de febrero 2016, en Washington (EE.UU.). Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, exhibió el miércoles 3 de febrero del 2016 en su primer día de visita oficial a Washington los avances de su país para poner fin al conflicto que vive desde hace más de medio siglo, así como la fortaleza y estabilidad de su economía, en comparación con la crisis a la que se enfrenta la región.

Santos arrancó su jornada con una reunión con congresistas republicanos, a los que informó sobre los logros del Plan Colombia, del que celebrará su 15 aniversario este jueves en la Casa Blanca junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, así como de los progresos de las negociaciones de paz, cuyo acuerdo final confía en que sea rubricado el próximo 23 de marzo.

El Mandatario colombiano, acompañado por una nutrida comitiva con parte de su gabinete, recibió el apoyo de los legisladores para continuar luchando contra el narcotráfico y el crimen organizado, aunque también escuchó sus preocupaciones sobre algunos de los aspectos que tienen que ver con las conversaciones de paz con las FARC.

"Tengo una serie de graves preocupaciones sobre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las negociaciones en curso con la organización terrorista", afirmó tras el encuentro el congresista por Florida, Mario Díaz-Balart.

"Entre ellas, creo firmemente que la organización debe denunciar el terrorismo y detener todas las actividades terroristas. Se debe desmantelar todas sus operaciones de narcotráfico, sin excepciones. Y EE.UU. también debe mantenerse firme en contra de la liberación de narcotraficantes como Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad, (...) cuya liberación no debe ser utilizada como moneda de cambio", dijo.

Tanto el Gobierno de Santos como el de Obama han subrayado el carácter sostenido y bipartidista del Plan Colombia, que ha sido apoyado por los dos grandes partidos estadounidenses a lo largo de los años, pero algunos legisladores en el Capitolio de Washington han elevado sus dudas sobre los posibles castigos a los guerrilleros y algunas violaciones a los derechos humanos que aún sufre el país.

Es precisamente el Congreso quien aprueba las partidas presupuestarias destinadas al país andino, una inyección financiera que Obama pedirá aumentar de cara al año fiscal 2017 con el objetivo de "redirigir" los esfuerzos estadounidenses hacia la "implementación de la paz", anunció esta semana la Casa Blanca.

"Estados Unidos ha sido un gran aliado para poner las condiciones necesarias para el fin del conflicto y espero que lo sea para la construcción de la paz", aseguró Santos hoy durante una conferencia auspiciada por varios centros de estudios de la capital.

En ese foro, el mandatario delineó los principales logros de su país en la lucha contra el narcotráfico, y advirtió que más allá de los fondos recibidos, lo más importante que aportó Washington al Plan Colombia tuvo que ver con la "calidad de los recursos", sobre todo en materia de entrenamiento militar e inteligencia.

Además, Santos participó en un almuerzo en la Cámara de Comercio estadounidense, donde desplegó la bonanza de la economía colombiana en comparación con sus vecinos latinoamericanos, y reiteró sus intenciones de integrar el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

El presidente colombiano insistió en la "estabilidad" macroeconómica del país en medio de las difíciles circunstancias globales, con la aguda caída del precio del petróleo y la ralentización de la economía china, cuya receta, según explicó, se basa en la consolidación fiscal, el respeto a las inversiones extranjeras y la inversión en infraestructuras y en educación.

Por la tarde, Santos regresó al Capitolio para reunirse con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, así como con la líder de la minoría demócrata de la Cámara baja, Nancy Pelosi, en un encuentro a puerta cerrada.

Según informaron a Efe fuentes de la oficina de Pelosi, la congresista quiso conocer con detalle cómo se habían empleado los fondos del Plan Colombia y la situación de las conversaciones de paz, además de expresar los deseos de algunos de sus compañeros demócratas por conocer con más profundidad el plan de acción para los derechos laborales en el país andino.

Así, el viaje de Santos, al que no le falta ni un encuentro de alto nivel en la agenda, no solo representará el agradecimiento colombiano por la ayuda prestada por parte de EE.UU. en los últimos 15 años, también sentará las bases del futuro respaldo estadounidense para el postconflicto y dará una dosis de legitimación a los diálogos de La Habana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)