11 de mayo de 2018 06:43

Santos: Los disidentes de las FARC caerán como los demás

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que las autoridades de su gobierno repelerán a los disidentes de las FARC. Foto: EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que las autoridades de su gobierno repelerán a los disidentes de las FARC. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, rechazó que los grupos disidentes de las FARC puedan suponer un riesgo para el acuerdo de paz alcanzado con esa guerrilla, un pacto que en su opinión permanece blindado de cara al futuro, independientemente de quien sea su sucesor al frente del Gobierno.

En entrevista con DPA, el también premio Nobel de la Paz 2016 se mostró además confiado en avanzar en los diálogos de paz con los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN)para lograr un acuerdo marco antes de que termine su mandato en agosto.

Usted asegura que la reintegración de ex combatientes de las FARC "va viento en popa" pero líderes de ese colectivo se quejan porque no tienen proyectos ni tierras para desarrollar nuevas formas de sostenerse en la legalidad ¿Quién tiene razón?

Tenemos mucha experiencia en la reintegración de combatientes. Hemos reintegrado más de 58 000 combatientes y eso hay que hacerlo con rigor, con método, para que la reintegración sea realmente efectiva y estamos trabajando con ellos para que elijan qué tipo de actividad quieren hacer.

A veces entre ellos no se ponen de acuerdo en qué es realmente lo que quieren hacer. Eso ha demorado un poco el proceso, pero el proceso va bien y nuestra intención es reintegrar a todos los que están registrados. Como le digo, 11 000 o 12 000 es un número muy manejable frente a lo que ya hemos reintegrado a través de todos estos años.

Las disidencias han ido creciendo en los últimos meses así como los ataques a la población ¿Qué tan grande es esta amenaza por las disidencias en Colombia?

El cálculo que tenemos es que las llamadas disidencias más lo que han reclutado de poblaciones en que operan pueden ser alrededor de 1 200 personas. Estamos en total capacidad de controlar esas disidencias.

Están operando en sitios muy difíciles, muy complicados para encontrarlos, pero tenga la seguridad de que están cada vez más debilitadas y su capacidad de crecer va a ser también muy limitada. Es una cuestión de paciencia y de perseverancia. Las Fuerzas Armadas colombianas infortunadamente han acumulado muchísima experiencia en este tipo de luchas y están en plena capacidad para controlarlas.

En la frontera con Ecuador hay más de 1 000 uniformados que están a la caza de alias 'Guacho', el líder de una de las disidencias de las FARC - responsables del secuestro de un equipo de periodistas del diario ecuatoriano El Comercio, entre otros-. ¿Es tan poderoso este hombre como para que tantos militares no le puedan dar captura? ¿Hasta qué punto las disidencias de las FARC suponen una mayor amenaza de la que se piensa?

La frontera con Ecuador es selva, esa es una geografía muy complicada. No tenemos 1 000, tenemos muchos más de 1 000 uniformados persiguiéndolo y esa es una campaña que tiene también unos tiempos. No hay objetivos de alto valor, como les llamamos, que no hayan caído tarde o temprano. Sabemos hacerlo y lo vamos a hacer.

Alias 'Guacho' usa también mucho la frontera. Cuando se ve muy presionado se va para el otro lado. Se esconde un tiempo y después vuelve. Pero tenga la seguridad de que este individuo va a caer porque han caído todos.

¿Cómo es la cooperación con Ecuador en el caso 'Guacho'?

Estamos colaborando cada vez más y esa colaboración es absolutamente indispensable porque los criminales usan las fronteras para protegerse y para poder ser más efectivos en sus fechorías. Con Ecuador hemos desarrollado una muy buena colaboración y que espero que sigamos fortaleciendo porque eso es lo que garantiza que vamos a tener una frontera cada vez más segura.

En relación al proceso de paz, el candidato opositor Iván Duque dice que si llega a ganar la presidencia va a cambiar sustancialmente el acuerdo de paz. Otras voces piden incluso hacer "trizas" ese pacto. ¿Hasta qué punto es posible modificar el acuerdo porque su Gobierno asegura que constitucionalmente esos acuerdos están blindados?

Les queda muy difícil, porque nosotros creemos que el acuerdo está blindado. Pero no solamente el Gobierno, también la Corte Constitucional y la comunidad internacional. La propia Corte Constitucional en un fallo dijo que los próximos tres Gobiernos no podrán expedir leyes o tomar decisiones que vayan en contra de los acuerdos.

Una parte muy importante de los acuerdos ya se hizo, ya los guerrilleros están desarmados, ya están desmovilizados, ya son un partido político y ya participaron en unas elecciones. El expresidente español Felipe González decía hace unos días: "Lo que ya ha hecho Colombia es el cien por cien de la mayoría de los acuerdos de paz que se han firmado en el mundo".

Lo que pasa es que nosotros fuimos un poco más allá, negociamos un acuerdo muy ambicioso que tiene que ver con cambios en nuestra concepción de desarrollo en las regiones de conflicto, cambios en la infraestructura y eso toma tiempo. Pero el próximo presidente le queda muy difícil, diría que imposible, jurídicamente, prácticamente y políticamente echar para atrás los acuerdos.

¿Hasta dónde cree que pueden llegar las negociaciones con el ELN de aquí hasta que termine su mandato?

Vamos a tratar de llegar lo más lejos posible. Qué tan lejos, depende de las dos partes. Nuestra intención es ver si podemos negociar un cese del fuego más serio, más profundo, y adelantar las negociaciones hasta llegar, ojalá, a tener un acuerdo marco parecido al que se negoció en ese Viernes Santo entre las dos partes de Irlanda del Norte. Sé que es un objetivo ambicioso, pero si hay voluntad por parte del ELN se podría llegar hasta ese punto.

¿En qué se va a diferenciar el proceso de negociación con el ELN con el llevado a cabo con las FARC?

Cada grupo tiene su propia identidad. El ELN es algo diferente a las FARC, tiene prioridades diferentes pero en lo básico, en lo que llaman la DDR (el Desarme, la Desmovilización y la Reintegración) e inclusive en la justicia transicional tendrá que ser la misma porque no es viable negociar una nueva justicia transicional con el ELN. Se utilizaría la que ya está en proceso con las FARC.

Colombia ha recibido casi un millón de refugiados de Venezuela. ¿Podríamos calificar esta situación de crisis humanitaria y hasta qué punto Colombia tiene capacidad para afrontar esta situación o necesita ayuda internacional?

Nosotros necesitamos ayuda internacional. Esta es una situación muy difícil. No estamos acostumbrados a recibir ese volumen de migrantes. Lo hemos hecho con mucho pragmatismo y con mucha generosidad. Somos solidarios con el pueblo venezolano, pero no con los depredadores, no con el régimen que está causando esta crisis humanitaria.

Con ellos somos implacables, esperamos que esa situación pueda solucionarse, corregirse lo más pronto posible. Pero mientras tanto estamos ofreciendo a los venezolanos que llegan a territorio colombiano una vida por lo menos digna mientras este problema se pueda solucionar. Lo que está sucediendo en Venezuela por supuesto es una crisis humanitaria, la gente se está físicamente muriendo de hambre, no tienen comida, no tienen alimentos, no tienen medicinas. La crisis en Venezuela no puede ser peor.

Desde el punto de vista político y de cara a las elecciones que tendrán lugar en Venezuela el 20 de mayo ¿cómo ve la situación y qué tipo de expectativas o pronósticos tiene para la etapa poselectoral teniendo en cuenta que todo apunta a que Nicolás Maduro va a ganar?

Nosotros no reconocemos esas elecciones como unas elecciones democráticas y limpias. Sabemos que esas elecciones tienen nombre propio, sabemos que el régimen las va a manipular y por eso de antemano hemos dicho que nosotros no reconocemos esas elecciones ni el resultado de esas elecciones.

Por eso estamos viendo la situación en Venezuela cada vez peor, cada vez más dramática y por eso el llamado es a que el mundo entero siga presionando para que podamos tener una transición lo más pronto posible y también al régimen de Maduro a que por lo menos acepte ayuda humanitaria para aliviar la situación de tantos venezolanos que se están muriendo de hambre o muriendo de enfermedades porque no tienen medicinas.

¿Y qué hace falta para que haya una transición?

Para comenzar, que el régimen deje ese sorprendente e irracional estado de negación, ya que parece que todo estuviera normal, cuando todo está en crisis y cada vez peor.

Colombia es tradicionalmente un socio muy estrecho de Estados Unidos en América Latina. ¿Qué ha cambiado con la nueva administración de Donald Trump, un presidente sui generis muy criticado internacionalmente, desde la perspectiva de Colombia?

Llevamos mucho tiempo haciendo todo lo posible y necesario para tener unas buenas relaciones bipartidistas. Hemos hecho énfasis en eso, en que tanto con Gobiernos republicanos como con Gobiernos demócratas podemos tener buenas relaciones.

Con el Gobierno Trump tenemos buenas relaciones. La prueba es que el Congreso norteamericano acaba de aprobar hace unas semanas el presupuesto y no solamente no bajaron la cifra de ayudas en todo este proceso de cooperación bilateral sino que la aumentaron.

El presidente Trump tenía prevista una visita a Colombia que tuvo que cancelar. ¿Hay ya una nueva fecha en la agenda? ¿Vendrá antes de que usted termine su mandato?

No, no tenemos fecha. Dijeron que posiblemente vendría antes de terminar mi mandato, pero estamos a la espera de que nos digan cuándo tendría el espacio y si realmente va a América Latina o a Colombia antes del 7 de agosto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)